La casa de Erik el Rojo

Visita a la casa del vikingo Erik el Rojo en Islandia

¿Cómo vivían los auténticos vikingos antaño? ¿Qué tenía de especial el famoso islandés vikingo Erik el Rojo? Para responder a estas preguntas nada mejor que una visita a la casa del mencionado vikingo en Islandia y el repaso de algunos importantes hitos de su intensa biografía.

La casa de Erik el Rojo
La casa de Erik el Rojo

Los puntos más destacados de su vida se pueden consultar en la entrada del vikingo (Erik Thorvaldsson, se llamaba) en la popular Wikipedia. Basta tener una conexión para entrar a Internet. Pero seguro que es más excitante visitar la réplica de su morada que se encuentra a unos 150 Kilómetros al este de la capital Reykjavik, muy cerca de Búðardalur. Cuando les dijimos a los niños que íbamos  a entrar en una auténtica casa de vikingos en Islandia alucinaron pepinos.

¿Quién fue y qué hizo Erik el Rojo?

Para situarnos un poco basta decir que Erik el Rojo fue el primer morador de Groenlandia. Desterrado de Islandia por asuntos sangrientos (su padre a su vez había sido expulsado de Noruega por causas similares) se lanzó a explorar los mares hacia el Oeste y alcanzó estas tierras ignotas nunca antes exploradas. Esto ocurría aproximadamente sobre el año 982, ¡cinco siglos antes de que Cristóbal Colón llegara a América! Las fechas pueden variar un poco pues se basan en relatos de las sagas islandesas.

Entrada a la casa de Erik el Rojo
Entrada a la casa de Erik el Rojo

Erik el Rojo un vez aterrizado en Groenlandia dedicó los tres años de destierro a realizar expediciones por la costa y a preparar un posible regreso con barcos llenos de colonos. Así fue que regresó al nuevo destino el año 985. Bautizando estas tierras con el atractivo nombre de Tierra Verde, o sea Groenlandia, convenció a 700 personas, que en 25 barcos zarparon rumbo a una nueva vida y mejores oportunidades desde Islandia.

Allí se instalaron (los que lograron completar la travesía) y después de múltiples peripecias y aventuras llegaron a contabilizarse cerca de 3.000 colonos al cabo de unos años. Más adelante una epidemia los diezmó y entre los afectados estaba el famoso vikingo, que falleció el año 1003. Uno de sus hijos, Leif Eriksson, se convirtió en un famoso explorador, y es recordado por haber llegado hasta los territorios de Terranova y Labrador, en Canadá.

Interior y estancia principal de la casa
Interior y estancia principal de la casa

Cómo es una casa vikinga

Con estos antecedentes históricos llegamos emocionados a la casa, y allí nos encontramos con una reconstrucción de los hogares típicos de aquel entonces, de apariencia exterior muy austera y unas dimensiones de apenas 50 metros cuadrados. Estamos en Eiríksstaðir, la casa de Erik y destaca en primer lugar el techo de forma curvada a base de hierbas, en realidad algo parecido a la turba, que proporciona un buen aislamiento.

La casa queda muy integrada en el paisaje, totalmente camuflada pues adquiere las mismas tonalidades y texturas que todo lo que hay alrededor en esta parte de Islandia.

La planta de la morada del famoso vikingo era más o menos rectangular y en su interior la estancia principal albergaba un fuego a ras de suelo para calentar todo el conjunto. Esa era la única fuente de calor en su época.

Interior de la casa de Erik el Rojo en Islandia
Interior de la casa de Erik el Rojo en Islandia

El interior es oscuro, pues no hay ventanas en la construcción. A ambos lados, podemos observar dos hileras de bancos dispuestos en paralelo. En realidad eran sus camas, pues parece ser que los vikingos no tenían la costumbre de descansar totalmente acostados.

En las paredes cuelgan pieles de animales, utensilios varios y también armas de la época. La sencillez y la falta de comodidades impresionan desde nuestro punto de vista actual conociendo el clima de la famosa isla. Las explicaciones de la persona encargada del recinto consiguen que aumente todavía más la admiración que uno pueda sentir por los antiguos habitantes de Islandia.

Visitar la casa que habitó el vikingo Erik el Rojo en Islandia te transporta a épocas de descubrimientos, grandes relatos de las sagas islandesas, viajes llenos de peligros en busca de nuevos destinos y gentes de gran valor y mayor audacia.

La casa de Erik el Rojo
La casa de Erik el Rojo
Cartel indicativo de la morada del vikingo
Cartel indicativo de la morada del vikingo

Mapa de situación de la Casa de Erik el Rojo

Desde la capital Reikiavik hasta nuestro destino final toma acerca de dos horas en coche. Y por cierto, se recomienda conducir con mucho cuidado por allí.

No te pierdas los próximos artículos de Viajares.es, suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia.

4 comentarios en “Visita a la casa del vikingo Erik el Rojo en Islandia

  1. ME parece excelente explorar sus raices , encontrar la morada o hogar de uno de los Vikingos mas poderosos , los felicito su cultura es fantastica ,

    1. Visitar la casa del vikingo Erik el Rojo fue un gran acontecimiento para mis hijos, y lo recomiendo a cualquiera que viaje a Islandia.
      Gracias por el comentario. Saludos

    1. Hola Mildred, si entras en el sitio http://www.leif.is/ podrás ver más acerca de este lugar tan especial, la casa de un vikingo. La web está en islandés pero tiene una versión en inglés.
      Gracias por tu comentario y bienvenida al blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *