Pineda de Can Camins en El Prat

Pineda de Can Camins, un oasis verde al lado del Aeropuerto de Barcelona

Nos llevamos una buena sorpresa cuando fuimos a caminar por el pinar de Can Camins situado entre la playa de El Prat del Llobregat y el Aeropuerto de Barcelona. Más de una vez habíamos visto una mancha verde al despegar en avión desde la capital catalana, una masa forestal muy bien definida entre las pistas asfaltadas y los destellos del mar Mediterráneo , y hasta hoy éramos totalmente ajenos al alto valor natural que escondía.

Can Camins es una espacio natural protegido en el Delta del Llobregat
Can Camins es una espacio natural protegido en el Delta del Llobregat

El bosque de Can Camins es una verdadera joya natural, una de las pocas áreas originales que quedan en lo que es el delta natural del río Llobregat y ha llegado casi intacta hasta nuestros días de forma un tanto rocambolesca o mejor dicho de chiripa. Y es que este espacio estaba destinado en principio a alojar una urbanización más de las que siguen la costa del Baix Llobregat y continúan, con raras excepciones, por todo el litoral del Mediterráneo en dirección sur.

Descubre el oasis natural del bosque de Can Camins.

Qué ver en la Pineda de Can Camins

La Pineda de Can Camins ocupa unas 30 hectáreas al lado del aeropuerto en unos terrenos que pertenecen a Aena, la entidad que gestiona los aeropuertos en España. Fueron expropiados en su día, con motivo de la construcción de la tercera pista del aeropuerto (denominada 07R-25L) que entró en funcionamiento allá por el año 2004. Ya estaban marcadas las parcelas, algunos jardines delimitados y todo a punto para construir chalets y apartamentos. Pero la ampliación del aeródromo truncó los planes iniciales.

La playa, el bosque y detrás el aeropuerto
La playa, el bosque y detrás el aeropuerto

Una de las particularidades del Can Camins es que se trata de un bosque de pinos que crecen sobre las dunas de la playa creando una cubierta vegetal lo suficientemente espesa como para filtrar los rayos del sol y proteger el suelo de una exposición dura. Paseando por su interior sorprende notar una clara diferencia de temperatura y de ambiente más húmedo. No es el Bosque Negro de Stranger Things pero cuando penetras en su interior la luz y las sensaciones cambian de forma singular.

En pleno verano la diferencia de temperatura entre el exterior y dentro de la sombra del pinar puede llegar a ser muy agradable. Este invernadero natural propicia el crecimiento de una gran variedad de hongos, plantas y otros vegetales que se adaptan muy bien a las circunstancias del entorno.

Visitar la Pineda de Can Camins
Visitar la Pineda de Can Camins

Las orquídeas por ejemplo proliferan en en este sitio y se han llegado a contabilizar en Can Camins hasta 20 especies. No vimos sus flores en nuestra visita; no era la época del año adecuada, pero en primavera y verano tiene que ser espectacular descubrir sus colores y formas tan singulares.

Entre la playa y la pista de despegue del Aeropuerto de Barcelona han hecho su casa un buen número de aves y merodean por el sotobosque algunos conejos y roedores. En nuestra visita vimos también rastros evidentes de jabalí, que con su potente morro labran el terreno de forma totalmente desordenada y caótica. ¡El bosque está lleno de vida!

Trazado por el interior del bosque de Can Camins
Trazado por el interior del bosque de Can Camins

Visita guiada por Can Camins

No es posible acceder a tu aire por el bosque de Can Camins por ser una zona de especial protección, pero sí que se puede recorrer en una visita guiada, con el añadido de las explicaciones pertinentes del guía que os acompañe. Se trata de una visita gratuita que se realiza los sábados, domingos y festivos. Basta con apuntarse con antelación o acercarse hasta la oficina de turismo que está enfrente el día que convenga.

La restricción se entiende que es por una buena causa y conlleva tener que hacer el recorrido con un guía, que es una persona experta y dispuesta a compartir buena información.

Oficina de Turismo en Can Camins
Oficina de Turismo en Can Camins

Fuimos muy afortunados el día que visitamos Can Camins con los niños pues había muy poca gente. Se armó un grupo formado por un padre con sus dos hijos, la troupe de Viajares y el guía; nueve personas en total. Así que atendimos a las explicaciones con total comodidad y pudimos hacer preguntas sin esperar turno ni nada. Un verdadero lujo.

La visita dura más o menos una hora y permite ver las diferencias de vegetación en relación a la cercanía del mar y la presencia de más o menos arena en el suelo. En todo momento hay que andar por zonas delimitadas para evitar pisar y compactar involuntariamente el terreno y queda prohibido llevarse nada de allí, así como ensuciar con papeles o cualquier otra cosa ajena al entorno. Son indicaciones 100% razonables, sin posible discusión. Aproximadamente se anda unos 2 km por zonas acotadas con inicio y final en el mismo punto.

La visita guiada en la Pineda de Can Camins vale la pena para un plan familiar de fin de semana y está muy cerca de la ciudad de Barcelona. Si tenemos que mencionar alguna cosa un tanto negativa sería el ruido ensordecedor que de forma intermitente producen los aviones que ponen los motores a tope de revoluciones para despegar a poca distancia de allí.

Es un ruido brutal. Primero se oye un avión preparándose para lanzarse por la pista, pero en el momento que los motores se ponen efectivamente a tope, el ruido es muy fuerte, parece que se hace corpóreo, físico y lo invade todo. Parece imposible adaptarse a este ambiente como lo han hecho algunos animales de la zona.

Cómo llegar a la Pineda de Can Camins

El punto de referencia clave para llegar hasta Can Camins ya hemos dicho que es el Aeropuerto de Barcelona. Más en concreto, llegando a la altura de El Prat hay que estar atentos a los desvíos que llevan hasta la playa de El Prat, por la carretera B-203.

Después de dejar atrás el mirador de los aviones que aterrizan y de pasar por debajo de un puente ya casi habremos llegado. El edificio de la Oficina de Turismo de Can Camins Porta del Delta será la señal definitiva. Otra buena referencia, ya llegando, es la nueva torre del Mirador de l’Estany de l’Illa. Hay unos buenos aparcamientos para dejar el coche al lado mismo de la Oficina de Turismo.

Torre del Mirador de l'Estany de l'Illa
Torre del Mirador de l’Estany de l’Illa

No podemos terminar sin antes mencionar otros atractivos cercanos de esta zona del Baix Llobregat. Al lado de Can Camins ya hemos comentado que está la playa y el mirador; también hay un más que interesante Centro Municipal de Vela del Prat de Llobregat.

No demasiado lejos se encuentra la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos – CRAM. En el sitio web de los Espacios Naturales del Delta del Llobregat encontrarás buena información para planear nuevas expediciones familiares por la zona y también en la web de Barcelona és molt més.

Al “otro lado” del Aeropuerto hay una zona natural espectacular también muy recomendable para ir en familia. Se trata del conjunto conocido como El Remolar – Filipines.

Galería de fotos de la Pineda de Can Camins

Para ser el primero en leer los próximos artículos de Viajares.es, suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia o si lo prefieres nos podemos encontrar en Instagram o en Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *