Concurso de perros pastores en Prades

Prades y su concurso de Gossos d’Atura (perros pastores)

Desde niños nos han contado mil veces que las ovejas huyen del lobo y son animales más bien de carácter miedoso y gregarios. Pues bien, cuando fuimos al concurso de perros en Prades nos encontramos con un cuento muy distinto (y divertido) que os relato a continuación.

Asistir al XXIX Concurso de Gossos d’Atura de Prades fue todo un acierto. En la principal población de la zona conocida por Muntanyes de Prades lo pasamos genial. Sentados en las gradas del campo de fútbol nos cayó la baba contemplando la obediencia e inteligencia de los perros que trataban de dirigir al rebaño de ovejas que hacían de sparring para la ocasión.

Al concurso de la localidad de Prades asistieron perros acompañando a sus dueños desde Euskadi, Alicante, las Islas Baleares, el Maestrazgo y otras localidades más cercanas. Todos ellos animales preciosos, muy vivaces y listos.

Rebaño conducido por un pastor y su perro en Prades
Rebaño conducido por un pastor y su perro en Prades

También obedientes. Respondían prestos y sin rechistar a las voces y silbidos de cada pastor, ya fuera en catalán, español o euskera. Por lo visto la raza canina está vacunada ante posibles conflictos idiomáticos o lingüísticos.

Pero más allá de la evolución del concurso nos reímos a carcajadas con las ovejas. Y es que hablando en plata eran unas auténticas cabronas. Unas ovejas rebeldes y descaradas que se diría querían sabotear la celebración del certamen con toda su alma.

El grupo de ovejas rebeldes y descaradas
El grupo de ovejas rebeldes y descaradas

En el primer rebaño que salió a escena ya despuntaba una oveja negra muy movida. Lejos de esquivar y asustarte con el perro lo encaraba en actitud agresiva. El mundo al revés. El perro, un precioso border collie, intentaba conducir el grupo de herbívoros y la oveja contestataria trataba de torpedear descaradamente el trabajo del can. Por imitación el resto de ovejas siguieron con la misma actitud. Menuda faena para el perrito.

En el campo de fútbol se vivieron escenas cómicas que despertaron las risas del público y añadieron una dimensión muy divertida al concurso de perros pastores de Prades. En esas, una de las ovejas saltó la verja de separación del público, esquivando la actuación de un pastor ya entrado en años al que se le quedó una cara peor que a Arconada en el 84. Se le coló la oveja, y acto seguido todas las demás del rebaño, saltando en grupo fuera de la escena. Una goleada en toda regla, y más teniendo en cuenta que aquello acontecía en el césped del campo de fútbol de la población.

Cada cuatro participaciones de perritos la organización obligaba a cambiar de rebaño y las nuevas ovejas eran igual o peores que las anteriores, para sorpresa del respetable, desespero de los pastores y agotamiento de los perros.  Uno de ellos fue descalificado por morder en varias ocasiones a las ovejas, y es que no era para menos… Pero ni así entraron en razón las puñeteras.

Conduciendo el rebaño según las normas del concurso de Prades
Conduciendo el rebaño según las normas del concurso de Prades

Otro grupo de óvidos escapistas lograron sobrepasar los límites reglamentarios del campo, y eso que los asistentes al show las trataron de disuadir haciendo aspavientos y exageradas gesticulaciones frente a la verja. Los organizadores del evento sudaban tinta para reconducir el programa del acto según lo establecido.

Pese a todo, el Concurso de Gossos d’Atura de Prades fue avanzando y en una segunda ronda en la que había que introducir al rebaño en un redil, quedó el podio establecido. El claro vencedor de la prueba fue el equipo formado por el pastor Juli Bayot con su preciosa perrita de nombre Gandalf. A continuación se clasificaron Miquel Adrover y su perro Karmús y en tercer lugar Pleguezuelos acompañado de King.

Concurso de perros pastores de Prades en fotos

Por un módico precio (los niños entraban gratis) pasamos una mañana muy entretenida admirando el trabajo de los perros pastores con las resabiadas e indómitas ovejas que saltaron al ruedo y completamos la escapada (la nuestra en este caso) con un paseo por la preciosa villa de Prades en el interior de la Costa Daurada.

El año que viene os aseguro que no nos perderemos el XXX Concurso de Perros Pastores de Prades. Esperamos que la rebelión ovejuna no vaya a más y no saboteen una edición futura tan redonda en su número.

Para ser el primero en leer los próximos artículos de Viajares.es, suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia o si lo prefieres nos podemos encontrar en Instagram o en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *