La Ciudadela ibérica de Calafell estaba bien preparada para defenderse

Costa Daurada con niños – Experimentando la historia en la Ciudadela Ibérica de Calafell

Visitamos Calafell y una de las cosas que más nos gustó fue retroceder en la historia hasta encontrar a nuestros primos hermanos íberos que se instalaron aquí hace miles de años. Y es que por lo visto no somos los primeros en visitar la población de Calafell en la Costa Daurada. La espectacular playa de Calafell nos encantó, pero descubrir las trazas milenarias de la localidad nos sorprendió muchísimo.

Una visita a la Ciudadela Ibérica de Calafell con los niños es muy gratificante. Se trata de una ocasión perfecta para aprender un poco sobre el pasado y adentrarse en el mundo de la arqueología con muy buen pie. En la Ciudadela Ibérica de Calafell siguen una línea de arqueología experimental muy interesante que propicia un acercamiento recreativo y vivencial a la forma de vida llevada aquí hace 2.500 años.

Edificaciones en la Ciudadela Ibérica de Calafell
Edificaciones en la Ciudadela Ibérica de Calafell

La manera de visitar este asentamiento nada tiene que ver por ejemplo con el Poblado ibérico de la Moleta del Remei, que no hace mucho fuimos a conocer en las cercanías de Alcanar.

La reconstrucción de estancias y edificaciones sobre la base de los restos conservados convierte a la Ciudadela Ibérica de Calafell en el único poblado ibérico que podemos recorrer hoy igual que harían sus antiguos moradores. Esta forma de proceder experimental valida las diferentes hipótesis que los científicos e historiadores mantienen acerca de la forma de vida aquí en tiempos pretéritos, y emular algunas técnicas y procedimientos antiguos ayuda a trasladarnos en el tiempo en que tenían lugar.

Jugando con el alfabeto usado por los íberos
Jugando con el alfabeto usado por los íberos

Durante la visita al recinto podemos acceder a casas de distinto rango dentro de la zona amurallada para ver un hogar cualquiera, con sus utensilios y el nivel de tecnología de su época. Qué alimentos tomaban, cómo los preparaban, cómo comían. Todas estas preguntas y más quedan resueltas de una manera muy amena y directa.

Otra faceta en la que prestar atención es la organización social de los íberos. El poblado se estructuraba alrededor de una clase social dominante, que de alguna forma controlaba los excedentes de producción de las cercanías, y comerciaba con gentes de procedencia más lejana. Se conoce que había intercambio con griegos, pueblos fenicios, púnicos o cartagineses.

Un jovencísimo guerrero de la tribu de cossetanos
Un jovencísimo guerrero de la tribu de los Cossetanos

Finalmente sobre el S.III aC el poblado de Calafell empezará su declive, como derivada de las guerras púnicas. Es entonces cuando la cultura romana absorbe y diluye la de los íberos precedentes. El poderío de los romanos dejó importantes huellas también en la Costa Daurada, como se puede comprobar en la ciudad de Tarragona.

Pero antes de que esto ocurra, en la Ciudadela Ibérica de Calafell revivimos las técnicas constructivas de los íberos, mezclando paja y barro para levantar muros. O podemos conocer la faceta religiosa de esta cultura, con sus rituales y sacrificios. También por unos instantes podremos notar el peso de las armas que los guerreros íberos portaban cuando las cosas se ponían feas en la costa catalana.

Técnicas constructivas de los íberos
Técnicas y materiales constructivas de los íberos

A lo largo de nuestra visita también conocimos de qué manera hacían pan, o cómo tejían sus vestimentas en aquella época. Todo ello se revive de manera experimental y lúdica en diversos talleres para todos los públicos, lo que permite vivir la historia de estas tribus ibéricas como nunca antes.

Recreación y experimentación van de la mano en Calafell
Recreación y experimentación van de la mano en Calafell

Visitar la Ciudadela Ibérica de Calafell

Entrada al recinto de la Ciudadela Ibérica de Calafell
Entrada al recinto de la Ciudadela Ibérica de Calafell

El recinto de la ciudadela se encuentra en la carretera C-31, a la altura del kilómetro 141. La entrada para los adultos cuesta 4 euros y para los peques hasta los 7 años el acceso es gratuito. Si consultas la web Calafellhistoric.org podrás conocer más detalles y tener conocimiento de las actividades y talleres que se ofrecen periódicamente. Hay que destacar el festival de divulgación Terra Ibérica, que se desarrolla en el mes de julio, y en el que se recrean situaciones y escenas de antaño con todo lujo de detalles.

En la misma web están publicadas las referencias a otros atractivos históricos del municipio, como el Castell de la Santa Creu de Calafell, o la Iglesia de Sant Miquel.

Galería fotográfica de la Ciudadela Ibérica de Calafell

Costa Daurada con niños – Calafell

Agradecemos al Patronat de Turisme de la Costa Daurada y a la Oficina de Turismo de Calafell su apoyo para publicar este artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *