La barca de pesca de Agustí en el Delta del Ebro

Pescadores por un día en el Delta del Ebro

En Sant Carles de la Ràpita, en la provincia de Tarragona, casi al límite de Cataluña por el sur, puedes vivir una experiencia marítima realmente auténtica. Salir a la Bahía de los Alfaques con un pescador local que te explica diferentes técnicas y métodos de captura. Se pesca y también se marisca en el interior del Parque Natural del Delta del Ebro, en un entorno maravilloso de valor ecológico incalculable. Yo he tenido la fortuna de probarlo con mi mujer e hijos por cortesía de la Oficina de Turismo de Sant Carles de la Ràpita. Una experiencia de turismo familiar genial.

Amanecer en Sant Carles de la Ràpita
Amanecer en Sant Carles de la Ràpita

En nuestra jornada pesquera en familia nos embarcamos bien temprano con Agustí, un joven pescador que tiene el mar clavado en sus ojos y que su sangre, estoy seguro, es salada; un enamorado del oficio que nos explicará con pasión los secretos de la pesca de lo batre y la pesca del gànguil. Agustí es hijo de pescador, nieto de pescador, tiene tíos pescadores, primos pescadores,… una persona que nos cuenta sus primeras experiencias en la bahía cuando era un crío. A la edad en que otros estaban intentando ir en bicicleta sin ruedecitas él ya estaba mariscando y ayudando a la familia por aquí. Conoce los trucos y se nota que siente que su oficio es el mejor del mundo.

El pescador Agustí
El pescador Agustí
La barca de Agustía en la Bahía de los Alfaques
La barca de Agustí en la Bahía de los Alfaques

Artes de pesca – Lo batre

Navegamos dejando atrás la bocana del puerto de Sant Carles de la Ràpita y nos dirigimos a la zona elegida para la pesca de lo batre. Se trata de buscar el sitio apropiado, la combinación perfecta según la especie que se desea capturar, la arte utilizada, la profundidad, vegetación del fondo, corrientes de la mar y también la época del año. Con lo batre vamos a intentar capturar unas doradas. Esta técnica de pesca es altamente recomendable si estás estresado o acumulas tensión. Básicamente se trata de calar una red y espantar a los peces para dirigirlos hacia ella. ¿Cómo espantamos a los peces? Muy fácil, a martillazo limpio. Pim, pam, pim, pam una y otra vez sobre la borda del barco mientras recorremos en paralelo la red. Con la masa de madera en la mano le vamos dando fuerte y los peces, que estaban tan tranquilos con sus quehaceres, huyen de las vibraciones sonoras para caer apresados en la red. Cuando nos acercamos más a la red ya vemos los frutos de nuestro golpeteo pues las aguas son maravillosamente cristalinas y estamos pescando en una zona de aproximadamente un metro y medio de profundidad. El resplandor y los destellos blancos de las doradas enredadas nos producen una gran emoción. Los niños saltan de alegría y no cesan en sus exclamaciones. En un momento ya tenemos casi una decena de espléndidos peces a bordo.

Dorada capturada con la técnica de lo batre
Dorada capturada con la técnica de lo batre
Preparados para llenar el capazo de peces
Preparados para llenar el capazo de peces

A por berberechos del Delta del Ebro

Con la satisfacción de las primeras presas en nuestro poder nos acercamos más a la costa, pero en dirección a la península, hacia la Punta de la Banya para embocar correctamente lo Canalot, un canal natural formado por las corrientes de agua y que permite entrar en barco a una de las zonas más vírgenes del Delta del Ebro. Vamos a mariscar en busca de berberechos. Obviamente descendemos del barco para andar por el agua y chapotear en la arena y el fango. En esto no somos muy distintos de los rosados flamencos que vemos a lo lejos o alguna otra de las aves que nidifican en la reserva natural.

Reserva Natural de la Punta de la Banya
Reserva Natural de la Punta de la Banya

Agustí sigue con sus explicaciones y relatos; está en su salsa y orgulloso de mostrar sus dominios, su reino, su trabajo. Nos relata que hace cuatro días venía con su abuelo ya fallecido por estos lares, y que en ocasiones todavía lo ve, lo presiente, lo acompaña, mientras se desloma con el rastrillo en busca de los preciados bivalvos. Luego nos señalará las etapas de crecimiento de los berberechos marcados en sus conchas, para seguir con los sistemas reproductivos de pulpos, sepias, peces y otras criaturas. Eso sí, como los caballitos de mar, no hay nada parecido afirma. ¡Eso sí que es señorío! Lo sueltas y ellos sacando pecho siguen nadando a su aire, impasibles y elegantes con su porte aristocrático.

En estas aguas poco profundas y cálidas hincamos las rodillas en el suelo y pasamos nuestras manos torpes y desentrenadas por el fondo con la esperanza de encontrar los tesoros ocultos. Y sí, van saliendo los berberechos. ¡Será por la abundancia y alta densidad de ellos que hay en la zona elegida por nuestro cicerone pescador!

Ayudando con el marisqueo de berberechos
Ayudando con el marisqueo de berberechos

La pesca de lo gànguil

La siguiente etapa de nuestra experiencia es la pesca de lo gànguil. El nombre para nosotros es altamente sugestivo, del tamaño de nuestra ignorancia, y estamos impacientes por saber su particularidades. Nos disponemos a levar (a xorar, dice Agustí en su característico catalán de la zona) esta arte de pesca esperando encontrar salmonetes y sepias atrapadas. Y efectivamente es así. Cada seis o siete metros esta red presenta unos embudos donde los animales quedan encerrados sin encontrar la salida. Allí pueden estar varios días hasta que son apresados y subidos a la barca. Los embudos o cestas están llenas de salmonetes  que saltan y luchan desesperadamente haciendo un sonido muy especial que se mezcla con nuestros aplausos. Estamos emocionados y cada uno de los gànguils es un deseo cumplido. También ascienden a la superficie animales curiosos como conejos de mar, cangrejos, caracoles y otras especies comunes en la bahía.

Pesca con lo gànguil
Pesca con lo gànguil
Frutos del mar: Salmonetes
Frutos del mar: Salmonetes recién capturados en el Delta del Ebro

En un rato hemos reunido, y lo digo en plural pues ya nos sentimos pescadores, una buena cantidad de peces y un buen puñado de berberechos. Es hora de regresar al puerto, de colocar en las cajas cada tipo de criatura y procurar que tengan una buena presencia para el “casting” de la subasta. Agustí no pierde el tiempo y aprovecha para baldear la cubierta del barco mientras apunta la proa en dirección al puerto de La Ràpita.

Regresando al puerto felices y satisfechos
Regresando al puerto felices y satisfechos

Fotos de nuestra experiencia con niños en el Delta del Ebro

Hemos pasado una mañana genial pescando con Agustí y también con la magnífica compañía de Rosa Rochet (Turisme de Sant Carles de la Ràpita) y Jordi López (Estació Nàutica de Sant Carles de la Ràpita-Delta de l’Ebre). Ya en tierra tenemos la sensación de haber ampliado nuestros conocimientos y vivido experiencias muy auténticas que nos acercan más a Sant Carles de la Ràpita y al Delta de l’Ebro. Sin duda este tipo de actividades tan locales con personas que sienten el territorio son una buen vía para el turismo. ¿No crees que es mejor este camino que et típico turismo de sol y playa?

Pescar en el Delta del Ebro

Si quieres saber más acerca de esta actividad familiar te puedes dirigir a la Oficina de Turisme de Sant Carles de la Ràpita o contactar con Agustí en su página de Facebook de Ebrepesca.

 

3 comentarios en “Pescadores por un día en el Delta del Ebro

  1. Somos una familia de 4,l 2 adultos y dos menores, que vive en el extranjero

    nos gustaria hacer alguna actividad en el mes de agosto cerca de Tarragona, como pesca delta ebro o similares

    Os agradeceria alguna informacion

    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *