Visita con niños a las alcantarillas de Barcelona

Bajamos a las cloacas de Barcelona. Sí. Fuimos a conocer cómo se gestiona el agua cuando llueve en Barcelona y el sistema de alcantarillado de toda la ciudad. Nos llevamos una pequeña decepción pues no vimos a las famosas Tortugas Ninja, Leonardo, Donatello, Miguel Ángel y Rafael, salir por las alcantarillas para luchar contra los malos, pero sí que aprendimos un montón de cosas interesantes de nuestra ciudad y el ciclo del agua en la misma.

Todo el sistema de depósitos pluviales tiene por finalidad evitar inundaciones en la ciudad, posibilita el saneamiento de las aguas residuales y en definitiva que te puedas bañar con tranquilidad en las playas de la ciudad de Barcelona. Así es que para gozar de un chapuzón con agua cristalina en la playa de la Barceloneta, por citar una de las playas de la ciudad más conocidas, previamente ha habido todo un sistema bastante sofisticado de gestión del agua que coordina 12 grandes depósitos. En ellos se retienen aproximadamente 500.000 metros cúbicos de agua de lluvia que arrastra toda la suciedad acumulada en la ciudad. Los depósitos permiten almacenar toda esta agua temporalmente para no saturar las depuradoras sin que viertan directamente al mar. Hay un montón de sensores y algoritmos que ejecutan un baile de compuertas y trasvases de líquido para que todo funcione.

Uno de los dos grandes tanques del depósito de Joan Miró
Uno de los dos grandes tanques del depósito de Joan Miró

Depósito pluvial de Joan Miró en Barcelona

Todos los detalles que os cuento son fruto de la visita al depósito pluvial del Parque Joan Miró, al lado del centro comercial de Las Arenas. Había escrito antes sobre este parque pero debo confesar que desconocía por completo que ocultaba un tanque en el subsuelo y un centro de control. Un señor tanque en realidad, con capacidad para 70.000 m3, y que se puede recorrer por su interior. Huele un poco mal, no hay que olvidar que por allí pasan aguas residuales, pero visitar el depósito pluvial de Joan Miró es muy instructivo. Los peques escucharon buenos consejos relativos a la conservación de medio ambiente, sostenibilidad y también sobre la forma como usamos y gastamos agua en casa.

El clima en Barcelona es de tipo mediterráneo, con lluvias torrenciales o cuantiosas en episodios que se repiten año tras año. Por otro lado el perfil de la ciudad se parece al de un tobogán. Desde Collserola en lo alto el agua baja con velocidad gracias a la pendiente pero en Ciutat Vella podría quedar estancada por el poco desnivel y diferencia de altura respecto al nivel del mar. Cada uno de los depósitos pluviales “salva” de posibles inundaciones un barrio específico de la ciudad y colocados estratégicamente  ayudan a modular el flujo de líquidos hacia las depuradoras.

Visitando el depósito pluvial y de tratamiento de aguas Joan Miró aprendimos cosas ocultas de nuestra ciudad, Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *