Recorriendo la Costa Brava en familia #CATwithKids

Ya he explicado que viajamos en plan familiar a la Costa Brava para conocer de primera mano las poblaciones de más al norte con el distintivo de Destino de Turismo Familiar. Lo pasamos en grande y volvimos súper felices después de tres días fuera de Barcelona. Siguiendo con la crónica del viaje voy a relataros nuestras experiencias recorriendo el pueblo de Roses.

Hace aproximadamente un par de años ya visitamos esta zona de la Costa Brava con los peques, pero volvimos de nuevo con mucha expectación y confiados de que lo pasaríamos genial. En nuestra anterior visita a Roses nos alojamos en los apartamentos Molí Blau, situados en la playa de Canyelles Petites, mientras que en esta ocasión disfrutamos de un Bungalow en el Camping Salatà. Curiosamente los dos alojamientos pertenecen a los mismos dueños. Cuando vieron nuestra casa en el camping los peques se querían quedar allí, así que tuvimos que arrancarlos a la fuerza pues todavía teníamos que hacer muchas cosas divertidas antes de volver para descansar y disfrutar de las instalaciones.

Camping Salatà de Roses, Costa Brava

Para empezar nos dimos un paseo por el Puerto Náutico de Roses y terminamos comiendo allí mismo, a dos pasos del agua y los veleros amarrados, en la terraza. Si el entorno ya era inspirador, lo que apareció en nuestros platos completó perfectamente la escena. ¡Ya nos gustaría comenzar así cada fin de semana! En el Restaurante Sódemar nos trataros excelentemente y comimos de maravilla. No podía ser de otra forma teniendo en cuenta la fama de la gastronomía local.

Después de la comida y sin despegarnos del agua, recorrimos el paseo marítimo siguiendo la enorme playa de Roses para alcanzar nuestra siguiente experiencia. Íbamos en busca del conocido Roses Exprés, un trenecito turístico que nos llevaría a conocer el entorno de la población. Nada mejor que andar un poco acompañados por la Bahía de Roses para acomodar lo que comimos.

Puerto pesquero de Roses

Panorama de la Bahía de Roses

Playa de Canyelles Petites al fondo

roses-costa-brava-litoral

Cogimos sitio en el tren y nos dispusimos a ver una película de gran belleza, pues igual que en un film las escenas se sucedían con preciosos planos de la Costa Brava. En un primer tramo pasamos por el puerto, para seguir por la carretera del Far en dirección norte. Poco a poco fuimos ascendiendo por estrechas calles con apartamentos y chalets de quitar el hipo hacia lo alto del Puig Rom. Desde allí contemplamos toda la Bahía de Roses a nuestros pies, y tratamos de distinguir las playas de la población o el Parque Natural de los Aiguamolls a lo lejos. Después de una parada que irremediablemente se hace corta ante el desafío de absorber todo el panorama, el trenecito continúa hacia el interior. Llega el momento de poder observar la vegetación tan característica y los valores naturales de la zona, pues el camino discurre por los límites del Parque Natural de Cap de Creus.

En Roses pasamos una jornada estupenda en la que todavía encontramos tiempo para pisar la arena de sus playas, que son varias. Playa Santa Margarida, playa el Salatar, muy cerca de nuestro camping, playa el Rastrell, Playa la Nova o playa la Punta. La verdad que hay donde elegir.

Paseo marítimo de Roses, Costa Brava

Y como colofón del día, a la hora de cenar nos dirigimos al restaurante Trattoria Dolce Vita. Comimos allí estupendamente bien y el sitio nos encantó. Os lo recomiendo si os acercáis por Roses. Todo estaba riquísimo y es de los sitios en que mejor nos han tratado. No por las chorraditas que dan a los peques para pintar mientras esperas, ni por estar perfectamente preparados para clientes que apenas llegan al metro de altura. Es por la suma de la calidad de los platos y la extrema amabilidad del personal. A modo de ejemplo decir que mis dos hijos mayores acabaron aprendiendo a amasar pizzas en una masterclass improvisada. El pequeño no pudo tomar la clase pues desde hacía rato estaba en brazos de Morfeo, agotado de tantas emociones y de pasarlo bien.

Atardecer en Roses, Costa Brava

Año del Turismo familiar en Cataluña

El Año del Turismo Familiar consiste en un conjunto de acciones promocionales destinadas a potenciar Cataluña como destino para vacaciones en familia. Es en este contexto que  agradecemos a la Agència Catalana de Turisme el apoyo brindado para conocer la Costa Brava.

En la Oficina de Turismo de Roses podrás encontrar mucha información interesante y útil. También en la página de Turismo de Cataluña hay un apartado hablando de Roses y otros enlaces de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *