Hípica en el pueblo de la Vall de Llors Masboquera

Costa Daurada con niños – Qué ver en Vandellòs y otros pueblos del interior

La Costa Daurada goza de una merecida fama por sus preciosas playas de arena dorada que se hunden en el mar progresivamente, lo que las hace ideales para disfrutar en familia. Pero detrás de esta primera zona litoral hay sitios muy interesantes para conocer y explorar. Lo comprobamos de primera mano en nuestro viaje con niños a l’Hospitalet de l’Infant.

Desde esta localidad nos adentramos por el municipio siguiendo el camino que ofrece la Vall de Llors para conocer las localidades de Masriudoms, Masboquera y Vandellòs.

Nuestra recomendación para descubrir estos pueblos del interior de la Costa Daurada es iniciar la ruta en Vandellòs visitando Ca la Torre en el centro de la localidad. Se trata de una masía con una estupenda torre de defensa medieval que acoge una interesante exposición acerca de la historia del municipio y su entorno. Es a la vez la sede del Archivo Municipal.

En Ca la Torre de Vandellòs conocemos la historia del municipio
En Ca la Torre de Vandellòs conocemos la historia del municipio

En Ca la Torre empezamos pues un viaje por Vandellòs que se inicia en la prehistoria y el arte rupestre levantino y llega hasta nuestros días. El relato de la historia tiene por protagonistas los íberos, el asentamiento al final del río Llastres de lo griegos (río Oleum para ellos), o los romanos, que establecieron en la actual Hospitalet de l’Infant una “estación de servicio” de la famosa Vía Augusta.

Equipo Viajares al completo en lo alto de Ca la Torre, Vandellòs
Equipo Viajares al completo en lo alto de Ca la Torre, Vandellòs

Más adelante conocemos el interés por repoblar esta zona, conocida por ser el desierto de Sant Jordi en el S.XIII, o cómo quedó integrada en el condado de las Muntanyes de Prades primero, y en 1680 perteneció a los Duques de Medinaceli. Ya en fechas más cercanas, la importancia de la familia Gil-Vernet en varias generaciones es total en el municipio.

De la visita a Ca la Torre de Vandellòs los niños disfrutarán sobretodo subir a la torre y contemplar todo el panorama del pueblo y los bosques del sur de la Serra de Llaberia que lo rodean y se prolongan casi hasta orillas del mar. En nuestro caso la música de un aplec de sardanas amenizó notablemente el paseo por el pueblo.

Bailando sardanas en Vandellòs
Bailando sardanas en Vandellòs

Otra visita que recomendamos es el Centro de interpretación del aceite Molí d’Oli. Un elemento tan fundamental de nuestra gastronomía y cultura tiene aquí dedicado todo un espacio integral en el que conocer su cultivo, y las múltiples facetas que inciden en su elaboración artesanal.

Visita con niños al Molí d'Oli de Vandellòs
Visita con niños al Molí d’Oli de Vandellòs

Tres molinos llegó a haber en su día en la localidad y la historia de ellos queda reflejada en la exposición. No nos podemos marchar del centro Molí d’Oli de Vandellòs sin antes probar un poco del oro líquido de la zona en una rebanada de pan. ¡Delicioso!

Final feliz probando el aceite de la Vall de Llors
Final feliz probando el aceite de la Vall de Llors

Masriudoms, Masboquera y Masia de Castelló son otros de los pueblos, más pequeñitos, que también valen la pena visitar. Conservan el encanto y el aire de tranquilidad que tanto nos gusta a los que vivimos en la ciudad cuando realizamos una escapada.

En Masboquera comimos la mar de bien al lado de la hípica, en el restaurante El Rebost de la Nuri (Crta de Móra, Km 6,6 – 977824157) y dimos un agradable paseo por sus callejuelas.

Hípica en el pueblo de la Vall de Llors Masboquera
Hípica en el pueblo de la Vall de Llors Masboquera

La torre integrada en la iglesia románica de Sant Jaume, en Masriudoms, nos sorprendió y justificó una parada ineludible en este pequeño municipio. Muy cerca de la iglesia todavía siguen en pie los antiguos lavaderos en los que las mujeres hacían la colada antaño. Es una actividad bien pesada que recuerdo haber visto en mi infancia.

Fachada de la Iglesia de Sant Jaume, Masriudoms
Fachada de la Iglesia de Sant Jaume, Masriudoms

Masia de Castelló es hoy en día un pueblo deshabitado. Pero eso no significa que no tenga vida, pues en Navidad es posible recorrer un auténtico pessebre viviente entre sus calles. La ausencia de vecinos permite hacer allí actividades y eventos sin molestar a nadie durante todo el año, y el núcleo se ha convertido en un atractivo más de la zona.

Más allá de los pueblos mencionados, en el municipio abundan los senderos y caminos que se adentran en las montañas cercanas, ideales para los amantes de las salidas con bici, o a caballo. O andando, como por ejemplo el Mirador del “Turó del Castell”, accesible con un agradable paseo desde Vandellòs.

Galería de fotos de nuestro viaje a L’Hospitalet de l’Infant y Vandellòs

Viaje en familia por la Costa Daurada – Hospitalet de l’Infant y Vandellòs

Agradecemos al Patronat de Turisme de la Costa Daurada y a la Oficina de Turismo de Hospitalet de l’Infant i la Vall de Llors su colaboración ara realizar este artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *