Vistas de la ciudad de Málaga desde Gibralfaro

Viajar a Málaga en Semana Santa y disfrutar a tope la ciudad

Hay mucho que ver y experimentar en Málaga a lo largo de la Semana Santa. También en cualquier otro momento del año. Pero en esos días el espectáculo de las procesiones, tan variado como sorprendente, está servido en la capital de la Costa del Sol. No te lo pierdas.

La elección que guíe tus pasos en un viaje a Málaga depende, en buena medida, de la clase de viajero que seas. Si buscas confort, que todo esté organizado y que sean unos días sin sobresaltos, te apuntas a los programas al uso, alquilas sillas en el recorrido “oficial” de las procesiones, te tomas unas cañas en algunos de los cientos de bares de tapas del centro, y si el tiempo lo permite, te vas a la playa. O a ver museos, que no será por museos en Málaga. Perfecto.

Cofrades ataviados con sus característicos capirotes
Cofrades ataviados con sus característicos capirotes

Pero si buscas algo más y sobre todo, algo distinto en un viaje a Andalucía, la auténtica vida del sur en esas fechas, prepárate a caminatas, algunas aglomeraciones y barullo… y sorpresas que te pueden emocionar más de lo imaginable.

Alojamiento para tu viaje a Málaga

Apartamento en Pedregalejo, Málaga
Apartamento en Pedregalejo, Málaga

Después de cada visita por la ciudad o procesión toca descansar y nada mejor que un buen apartamento con todas las comodidades para la familia al completo, como los que tiene HomeToGo en Málaga. Aquí van algunos ejemplos.

Semana Santa de Málaga y sus mejores procesiones

El Domingo de Ramos es el día prólogo, para abrir boca. Ya se han instalado sillas y tribunas en la Alameda, Calle Larios, Plaza de la Constitución –una tribuna que es algo así como el palco del Bernabeu-, y Calle Granada. Es el recorrido “oficial” de todas las procesiones. Durante toda la semana, la pregunta de Alicia “¿quién manda aquí?” tiene una respuesta: la Agrupación de Cofradías.

El programa se inicia con la entrañable procesión de “La Pollinica” (la entrada de Jesús en Jerusalén a lomos de un pollino) Todo son niños y niñas con palmas. Un barullo de guardería. Es una procesión de “mediodía”, en horario infantil con un más que marcado carácter familiar.

Las procesiones son todo un espectáculo en Málaga
Las procesiones son todo un espectáculo en Málaga

Por la noche, entre otros desfiles, pasea la cofradía de la que es “boss” Antonio Banderas. Actúa de mayordomo. El mayordomo es el cofrade que ordena los movimientos y paradas del trono. Con un martillo golpea la campana instalada en la proa de los varales que cargan los hombres de trono (llamados costaleros en otras latitudes); una secuencia de toques límpida, casi mágica entre los rumores de la noche. Antes, los hombres de trono eran pobre gente que se ganaba un jornal cargando durante siete u ocho horas el peso de los tronos. Ahora en casi todas las cofradía son los propios hermanos y hermanas los que acarrean los tronos… y a menudo pagan por ello!

Casi todos los desfiles procesionales incluyen dos tronos. Un Cristo –o un grupo alusivo a un pasaje de la pasión-, y una Virgen. Siempre triste, pálida, morena, hermosa y lacrimosa, envuelta en mantos bordados, tras una gran escalera de cirios encendidos, bajo un palio labrado, entre candelabros y flores. Da igual la noche, da igual la cofradía, es todo un espectáculo ver cómo se mecen y avanzan lentamente, a hombros, esas “naves como estrellas en la noche” entre tambores y cornetas, suspiros, “piropos” e improvisadas “saetas” desde cualquier balcón. Entre atuendos medievales, capirotes, hachones goteando cera y un frufrú de terciopelos.

Aspecto de una procesión al lado de la Catedral
Aspecto de una procesión al lado de la Catedral

Pero esto es solo el aperitivo. El lunes es primer gran día –o gran noche- de la semana. Es la noche del Cautivo y Mª Santísima de la Trinidad. Hay que verlo. Nada de sillas de pago o balcones de alquiler –a precios astronómicos- Hay que ir al barrio de la Trinidad, al barullo, y contemplar el inicio de la procesión. O verla a su represo, de madrugada. Emocionante. Miles de penitentes –“promesas” desfilan tras el Cristo. Descalzos, con sayas, con cruces al hombro, encadenados… pura Edad Media. Es un Cristo maniatado. Su túnica blanca ondea al viento. Saetas improvisadas en las esquinas. Pura magia en la ciudad de Málaga.

Claro que también es la noche del Cristo de la Pasión. La salida de los tronos a la plazuela de la iglesia de los Mártires es digna de verse. Y aprovechar para recorrer las calles adyacentes –el “entorno Thyssen”, por su cercanía al museo- donde hay varias “tabernas cofrades” y rincones llenos de encanto. También está allí “la Casa Invisible”, una iniciativa contra-cultural y alternativa que, lamentablemente, tiene un horizonte oscuro tras más de 10 años de actividad y resistencia. Muy cerca está “la casa del perro”, buena comida a buen precio.

Las procesiones ofrecen estampas que sorprenden al visitante
Las procesiones ofrecen estampas que sorprenden al visitante

También es la noche de la cofradía del Cristo de los Estudiantes. Los tronos salen de la antigua Calle Alcazabilla, ahora peatonal, a los pies de la fortaleza árabe y el Teatro Romano. Un entorno excepcional de gran atractivo visual.

El martes, más. Pero –con todos los respetos-, es más de lo mismo y es quizás la jornada de pasar de procesiones y dedicarse a los museos, y al callejeo por la ciudad. Respecto a los museos, hay dos muestras de “visita obligada”. La primera, la exposición sobre pintura cubista –Juan Gris y Marie Blanchard- en el Thyssen. La segunda, la gran recopilación de arte “socialista” en el Museo Ruso. También, por supuesto, está el Museo Picasso y el nuevo fondo de obras del Centro Pompidou; allí se puede disfrutar, además, del paseo por “El palmeral de las sorpresas”, el nuevo Muelle Uno y su oferta gastronómica de acreditadas franquicias, o subir a la noria panorámica.

Mulle Uno y el Centro Pompidou con sus colores característicos
Mulle Uno y el Centro Pompidou con sus colores característicos

El miércoles es otro gran día. Otra gran noche. El protagonista indiscutible es Nuestro Padre Jesús el Rico. El Rico, según una vieja tradición, indulta a un preso –o presa- que desfila su recién recobrada libertad tras el trono. Claro que quien “indulta” es el gobierno y ya ha habido más de un rifirrafe histórico con la elección del agraciado. Hace ya muchos años se hizo una película, protagonizada por Paco Rabal, sobre esta tradición: “Amanecer en Puerta Oscura”. Allí, el brazo del Cristo –un brazo articulado- se mueve y señala al agraciado.

Pero el jueves es la noche más grande, me parece, de la Semana Santa malagueña. Es la noche de la Legión. Eso no puede describirse, hay que verlo. Y verlo en Calle Carretería o en la “Tribuna de los pobres”, al final de esa misma calle. Desde mediodía, se sacan sillas -¡y sofás!- a las aceras, se guardan espacios y se genera una alternativa popular al recorrido oficial. Aunque la gentrificación está modificando también esa zona, en esas circunstancias parece recobrar su encanto ancestral, aunque ese encanto esté amasado de miseria, ignorancia y alcohol, de carritos que venden “limones cascarudos”, papas asadas y chucherías variadas, de borrachuzos y bandas dudosas. Cuidado con los móviles, las carteras, las mochilas… Es una “excursión de riesgo” pero aseguro que merece la pena.

Juguetes y chorraditas para los más peques
Juguetes y chorraditas para los más peques

Desfila la Legión en un paroxismo marcial, cantando el himno “Soy el novio de la muerte”, escoltando un crucificado, obra de Juan de Mena. La muchedumbre aplaude y grita ¡vivas! La calle es un cuartel. Pero hay que verlo, aunque solo sea para entender aquello de don Miguel de Unamuno sobre el contubernio de la cruz y la espada. Huele a tiempos de pasado reciente, a tele en blanco y negro mientras la primavera avanza..

También es la noche de la Virgen de la Esperanza. Tiene muchos devotos. Su trono es un alarde de riqueza. Años atrás, era “tradición” que el peso quebrara varales y el gran pecio quedara detenido en mitad del camino. Trescientos hombre de trono, no sé cuantas toneladas. Pero de una belleza indiscutible, apoteosis del barroco.

El Jueves Santo es también la noche de La Zamarrilla. Según la leyenda, el bandido Zamarrilla encontró refugio de sus perseguidores, ocultándose bajo los faldones y túnicas de esa virgen “protectora” de los fuera de la ley. Cosas de la vida, esa misma noche desfila el Cristo de la Expiración –patrón de la Guardia Civil. Una ocasión, entre otras, de ver tras los tronos –en el recorrido oficial- a bastantes de los que mandan y ordenan. Con sus uniformes, sus bandas cruzadas, sus condecoraciones… en fin.

El viernes lo que hay son descendimientos, sepulcros y todo lo demás. Hay un poco –solo un poco- de seriedad funeraria. Vírgenes dolorosas, tambores ensordecidos, hábitos y capirotes oscuros, negros. Y al final de la jornada, la única procesión al estilo “castellano”: una Virgen sola, de negro. Fin de la rememoración de la pasión. Vuelta a casa.

Restaurante El Tintero de Málaga
Restaurante El Tintero de Málaga

El domingo pasean al Resucitado. Pero la gente se va a la playa a disfrutar de la Costa del Sol o a comer por ahí con la familia o amigos. Igual es el momento de acercarse a probar el famoso restaurante a pie de playa El Tintero. También es obligado tomarse un chocolate con churros en Casa Aranda.

Y si viajas con niños, que hagan bolas de cera pidiéndola a los penitentes.

Seguro que el asombro y la belleza de esos instantes sugeridos, y otros que encontrarás por tu cuenta, superarán el cansancio del callejeo y las aglomeraciones.

Playa de El Dedo en Málaga
Playa de El Dedo en Málaga

Semana Santa de Málaga, cofradías, procesiones e itinerarios

Para ir todavía mejor preparado durante tu viaje a Málaga te recomendamos informarte con antelación sobre los horarios, itinerarios y procesiones. Aquí te damos pistas extra para no perderte absolutamente nada. Toma nota de los siguientes enlaces.

Te invito a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia.

2 comentarios en “Viajar a Málaga en Semana Santa y disfrutar a tope la ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *