Vistas desde lo alto del Turó de la Rovira

Turó de la Rovira y la historia de los Búnkeres del Carmel en Barcelona

En el Turó de la Rovira encontramos una mezcla perfecta con los ingredientes justos para una atracción turística en la capital catalana. El testimonio del paso de la historia en la ciudad y unas vistas espléndidas de la gran urbe de Barcelona y alrededores.

El lugar del que hablamos lo verás referenciado también como los Bunkers de Can Baró o Bunkers del Carmel, una denominación quizás más popular del lugar en la actualidad.

Un mirador muy concurrido ahora en Barcelona

Un excelente mirador sobre la Ciudad Condal
Un excelente mirador sobre la Ciudad Condal

Desde hace unos años el Turó de la Rovira o los búnkeres del Carmel aparecen en la mayoría de guías para visitar Barcelona y eso ha hecho que la afluencia de gente, locales y turistas, haya aumentado notablemente. También es un enclave que ha aparecido en varios videoclips o películas recientemente. Varias personas son las que me han comentado que años atrás únicamente cuatro gatos, del mismo barrio la mayoría, se acercaban hasta allí.

Hoy, repito, es un punto muy concurrido de la Ciudad Condal. Turistas extranjeros y locales, grupos de amigos que quedan para tomar algo y curiosos se acumulan en la cima.

En determinadas horas se acumulan los visitantes en el Turó de la Rovira
En determinadas horas se acumulan los visitantes en el Turó de la Rovira

Apuntes históricos del Turó de la Rovira

En el promontorio del Turó de la Rovira parece ser que ya había un poblado íbero hace miles de años.

Las notas históricas destacadas del sitio son más recientes y remiten a los años de la Guerra Civil española. Allí se instalaron varias baterías antiaéreas para tratar de evitar los bombardeos de la aviación fascista que machacaban a la población civil sin contemplaciones. Así sucedió por ejemplo en el mes de marzo de 1938; en sólo tres días hubo más 14 bombardeos con un resultado de más 900 muertos y 1.500 heridos, causando un caos enorme en la ciudad.

Se aprecian los restos de antiguas barracas
Se aprecian los restos de antiguas barracas

Según se explica en el Museo de Historia de Barcelona, pasaron los años de la confrontación y el lugar quedó abandonado, hasta la avalancha de inmigración que llegaba a la capital catalana. Eso sucedía en los años de la posguerra y fueron muchas familias, mayoritariamente de origen andaluz, los que se instalaron aquí en condiciones muy precarias. Construyeron hasta 100 barracas en la zona aprovechando las anteriores estructuras bélicas.

Con los restos de los búnkeres armaron como pudieron un barrio en lo alto de la montaña, el Barrio de los Cañones lo llamaron, en busca de un futuro mejor.

Muchos años de lucha vecinal y de empeño al final dieron sus frutos y los habitantes del lugar fueron reubicados en mejores condiciones en viviendas dignas en el mismo barrio. Todo ello sucedía en 1990, a las puertas de la Barcelona olímpica.

Panorama en dirección a Collserola
Panorama en dirección a Collserola

¿Cuándo es mejor para una visita?

El mejor momento para visitar el Turó de la Rovira es sin duda a primera hora de la mañana o al atardecer. Lógicamente es cuando la luz es más bonita y la bruma (o la contaminación) no va a estropear nuestras fotografías. Porque tomar unas buenas instantáneas desde aquí es uno de los alicientes del sitio. El punto de vista es magnífico.

También proponemos estas horas ya que apenas hay sombras en lo alto del cerro y puede que en días calurosos, si el plan es una visita con los niños, puede hacerse pesado.

Panorámica completa en dirección al Mediterráneo
Panorámica completa en dirección al Mediterráneo → Click para ampliar
Panorámica completa en dirección a la montaña de Collserola
Panorámica completa en dirección a la montaña de Collserola → Click para ampliar

Parque del Guinardó

Los Búnkeres del Carmel están en uno de los extremos del Parque del Guinardó, un espacio de casi 16 hectáreas que forma una de las estribaciones de la Serra de Collserola. Es un parque muy frondoso con bosque en la parte más alta, y puede ser el complemento ideal después de visitar el Turó de la Rovira con los críos.

Un agradable paseo por el Parque del Guinardó
Un agradable paseo por el Parque del Guinardó

Cómo llegar a los Búnkeres del Carmel

La mejor forma de llegar hasta los búnkeres es usando el transporte público para ahorrarse el máximo posible de subida y las dificultades para aparcar en la zona. Nosotros fuimos a buscar el bus 119 (es un bus pequeñito, de barrio) que es el que te deja más cerca, en la misma calle de Marià Labèrnia. Otro bus con parada cercana es el V17 (parada Gran Vista – Pl de la Mitja Lluna #441). Mira la ruta del autobús V17 por Barcelona.

Mapa de situación

Para la vuelta a la ciudad y pisar de nuevo el asfalto hay más posibilidades, pues de bajada todo es más sencillo y más agradable todavía si andamos atravesando el Parque del Guinardó. Una de las muchas opciones es ir bajando hasta alcanzar la Plaza del Nen de la Rutlla, la entrada típica del parque. En nuestro caso nos desviamos por el mismo parque y regresamos por las Escaleras de Tenerife, que terminan en la calle del mismo nombre.

Escaleras de Tenerife, uno de los accesos al Turó de la Rovira
Escaleras de Tenerife, uno de los accesos al Turó de la Rovira

Galería de imágenes

Más fotos de nuestra reciente visita con los niños al Turó de la Rovira de Barcelona.

¿Te vas a perder los próximos artículos de Viajares.es? Suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia. También nos podemos encontrar en INSTAGRAM o en Twitter si prefieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *