Castillo de Burriac en lo alto del cerro

Excursión familiar hasta el Castillo de Burriac en Cabrera de Mar

Visitar el Castillo de Burriac en familia es un plan estupendo de un día desde la capital catalana que permite gozar de una caminata en la naturaleza con el premio de unas vistas excepcionales sobre la costa del Maresme, muy cerca de Barcelona en dirección norte.

La verdad que el Castillo de Burriac visto desde abajo tiene una estampa tremenda, muy sugerente. Se observa la torre en la cima de una montaña cuyas laderas están cubiertas de un frondoso bosque lo que invita totalmente a caminar para alcanzar el punto más alto.

Font Picant, aparcamiento y camino
Font Picant, aparcamiento y camino vistos desde el Castillo de Burriac

Desde el sitio en el que dejamos el coche hasta el Castillo de Burriac andamos aproximadamente una hora pero a ritmo muy tranquilo. Subimos de forma bastante directa por un sendero que transcurría por dentro del bosque y que en el tramo final es muy vertical, mientras que para la vuelta nos inclinamos por seguir por el camino regular, mucho más sencillo y con menos pendientes.

El Castillo de Burriac se inscribe en el Parque de la Serralada Litoral. Ya fuimos una vez por allí cerca cuando participamos en plan familia de actores en un rodaje para anunciar una app de rutas por la provincia de Barcelona. Aquella experiencia familiar tan diferente e inusual nos facilitó conocer este rincón al lado del mar Mediterráneo del que ahora os hablamos.

En las inmediaciones del Castillo de Burriac
En las inmediaciones del Castillo de Burriac

Historia del Castillo de Burriac

El Castillo de Burriac está emplazado en lo alto de un cerro, un punto privilegiado para tener un control total de la costa y parte de las tierras de la comarca del Maresme. Se encontraron restos que certifican que por aquí hay trazas de humanos desde hace muchos siglos atrás.

Panorama desde el Castillo de Burriac
Panorama desde el Castillo de Burriac con Mataró al fondo

De entrada se sabe que durante los siglos VI aC. y s. I aC existía en la montaña un importante poblado ibérico, capital de la Layetania, una de las demarcaciones más importantes de la época. Después vendrían otras culturas a ocupar el cerro como los romanos.

Hay que esperar hasta el año 1023 para encontrar una referencia explícita y escrita del castillo. Aparece en un listado de castillos donde se cita como Castrum Sancti Vicentii, propiedad de la condesa Ermessenda que lo cede a su hijo Berenguer Ramon I.

Entre los siglos XII y XIII se contruyen la torre del homenaje, almacenes y una capilla. En un testamento del año 1313 consta que aparece el castillo asociado al nombre de “Burriac” por primera vez. En el 1471 la construcción pasa a manos de Pere Joan Ferrer, que se hacía llamar Barón del Maresme y por lo visto administraba con mano dura sus dominios. Después de las quejas y sublevación de sus súbditos el castillo pasó a manos de Fernando II el Católico.

No fue hasta el s. XVIII que el Castillo de Burriac dejó de utilizarse como tal y hasta el 1836 la capilla del mismo seguía su actividad religiosa.

Detalle de una de las torres
Detalle de una de las torres

Visitar el Castillo de Burriac

Dejamos el coche nada más entrar en el camino de tierra que lleva a la fuente de Font Picant. El sitio se llama la Creu de Montcabrer y desde allí empezamos a caminar, pese que en el merendero de Font Picant hay aparcamiento de sobras como vimos después y los niños insistieron en recordarnos varias veces durante la excursión.

El merendero de Fon Picant
El merendero de Font Picant

Seguimos andando y en lugar de seguir por el camino de tierra nos adentramos por el bosque, más protegidos del sol bajo las copas de los pinos. Poco a poco fuimos avanzando entre la espesura de los árboles por un camino muy evidente y fácil de seguir, aunque iba aumentando poco a poco su pendiente.

Subiendo entre rocas en el tramo final
Subiendo entre rocas en el tramo final

Al cabo de un rato salimos del bosque en el punto en el que se levanta un monolito conmemorativo de los 500 años de la Baronía del Maresme. Ya estamos muy cerca.

Monolito conmemorativo en el camino
Monolito conmemorativo en el camino

Desde este punto podemos seguir por el camino normal o tomar el sendero, que asciende de manera muy directa hasta el castillo. Nosotros elegimos la segunda opción, usando en algunos momentos las manos para superar algunas partes por las rocas. Si vas con niños y son pequeños mejor evitar este tramo final si no son buenos escaladores.

Indicaciones para llegar al castillo
Indicaciones para llegar al castillo, Argentona y Cabrera de Mar

Desde el recinto del castillo ya puedes imaginar que las vistas sobre el entorno son estupendas. Se divisan perfectamente las poblaciones de Cabrera de Mar, Vilassar de Mar y la capital de la comarca, Mataró. También se tienen unas vistas privilegiadas del litoral del Mediterráneo.

Silueta del Castillo de Burriac
Silueta del Castillo de Burriac

Sin duda la caminata hasta el Castillo de Burriac es una de las excursiones con niños por el Maresme más chulas que puedes hacer. Después de un pequeño tentempié en el castillo regresamos en dirección al coche por el camino digamos regular, un pista de tierra ancha y en muy buen estado.

Cuando pasamos por el merendero de Font Picant eso estaba en plena ebullición de gente haciendo fuego y preparando las mesas y todo lo necesario para las pandillas, grupos de amigos y familias que allí se reúnen.

Mapa de situación del Castillo de Burriac

Galería de imágenes del Castillo de Burriac

No te pierdas los próximos artículos de Viajares.es, suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia. También nos podemos encontrar en Instagram o en Twitter si prefieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *