Emociones puras en la Costa Brava viajando con niños

¿Una sola imagen es capaz de explicar un viaje con los niños a la Costa Brava? Yo no tengo una respuesta definitiva, lo dejo en tus manos, o que tu mirada decida si es posible.

Podría explicar las circunstancias, o intentar una descripción detallada de todo lo que se muestra en la imagen pero tampoco creo que sea lo más importante aquí. Todos hemos oído más de una vez, y de dos, la consabida frase de una imagen vale más que mil palabras. Yo afirmo que lo principal son las emociones, lo vivido y experimentado en primera persona. Algo que se queda en el interior y que es irrepetible, único, y que ni por asomo una fotografía puede captar en su totalidad.

Felices después de recorrer la Costa Brava en kayak
Felices después de recorrer la Costa Brava en kayak

Todo este rollo viene a cuento de nuestro último viaje en familia. No quiero explicaros si hicimos aquello o lo otro, tampoco hacer la típica lista de los cinco o diez mejores sitios para visitar con niños o si dormimos en tal hotel o comimos en un restaurante determinado. Me quiero centrar ahora en intentar transmitir las emociones que vivieron mis tres chicos durante esas jornadas de viaje.  Para ello he seleccionado una foto donde el mayor de mis hijos aparece aparentemente totalmente feliz.

Seguramente no es una gran fotografía. El encuadre, la luz y sobretodo el horizonte (algo torcido) son mejorables. Y es que la foto se cae por la derecha, pero la emoción en el rostro y la expresividad de mi primogénito creo que son insuperables. Precisamente esta carita tan feliz es la que queremos ver dibujada en los rostros de nuestros niños cuando viajamos. Y en el momento que aparece, esta emoción se contagia al resto de la familia, signo inequívoco de que estamos disfrutando de verdad.

El corazón de un niño no engaña, no atiende a compromisos ni convenciones sociales, expresa emociones puras.

Cuando viajamos a la Costa Brava con los niños lo pasamos tan bien que se me hace difícil explicarlo o intentar transmitirlo, por eso te propongo observar la fotografía anterior y que me digas, que trates de adivinar, en qué grado lo pasamos bien. Y ya de paso, si crees que los peques recordarán esta experiencia por mucho tiempo como algo realmente especial. Si todas las respuestas son afirmativas seguro que en un futuro regresarán a este precioso destino en Cataluña.

Turismo familiar en la Costa Brava

La Agència Catalana de Turisme nos invitó a toda la familia a viajar a la Costa Brava para conocer in situ varias poblaciones con el sello de garantía Destino de Turismo Familiar o DTF. Aceptamos con mucho gusto y visitamos los pueblos costeros de Roses, Torroella de Montrgí y Estartit. Te invito a ver más contenidos relativos a esta experiencia en mi página de Viajares en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *