El miedo a un accidente afecta al 41% de los que sienten pánico al avión

Más del 40% de las personas que padece aerofobia, miedo a volar, temen a un posible accidente y casi un cuarto de las personas consultadas reconoció que toma medicamentos para controlar su nerviosismo y tratar de “sobrevivir” al viaje, según los datos recogidos en un estudio.

El 16,7% de los consultados admitió que se automedica y el 7,5% dijo que toma medicamentos recetados por un psiquiatra, es decir, una de cada cuatro personas que padece aerofobia consume medicamentos al volar.

El estudio además reveló que este mal afecta principalmente a personas de mediana edad: el 38% de las personas con miedo a volar tienen entre 26 a 35 años y el 29%, entre 36 y 50.

Más del 40% de las personas que padece aerofobia, miedo a volar, tienen fantasías con un posible accidente y casi un cuarto de las personas consultadas reconoció que toma medicamentos para controlar su nerviosismo y tratar de “sobrevivir” al viaje, según los datos recogidos en un estudio.

El 16,7% de los consultados admitió que se automedica y el 7,5% dijo que toma medicamentos recetados por un psiquiatra, es decir, una de cada cuatro personas que padece aerofobia consume medicamentos antes de emprender el vuelo.

Aeronave de Ryanair
Aeronave de Ryanair

El estudio además reveló que este mal afecta principalmente a personas de mediana edad: el 38% de las personas con miedo a volar tienen entre 26 a 35 años y el 29%, entre 36 y 50.

El pánico a volar como vemos está muy extendido pero se puede encontrar alivio con algunos consejos básicos.

El felpudo perfecto para una casa de viajeros
El felpudo perfecto para una casa de viajeros sin miedo a volar

Consejos para perder el miedo a volar

Reconocer que tienes un “problema”

Uno de los primeros pasos para superar el miedo a montarse en un avión es reconocer que la idea es angustiosa, que da miedo o aversión. Desde el momento que lo reconocemos ya podemos estar en disposición de buscar la solución al tema. La buena noticia es que no estás solo, le pasa a muchos viajeros.

Volar para algunos no es para nada divertido
Volar para algunos no es para nada divertido

Comprender el funcionamiento de un avión.

Intenta entender el funcionamiento de una aeronave y las fases lógicas de un velo. El conocimiento repercute en las emociones positivamente. Está demostrado que volar es seguro.

Planea tu viaje con tiempo y calma

Una buena estrategia es tenerlo todo planeado desde la tranquilidad para evitar sobresaltos y tensiones innecesarias antes de embarcar.

Avión en el Aeropuerto de El Prat en Barcelona
Avión en el Aeropuerto de El Prat en Barcelona

Elegir un buen asiento

Los expertos recomiendan los asientos cercanos a las alas, pues es el sitio con menos temblores en una aeronave. Si podemos elegir también es recomendable un lugar en el que estirar las piernas y estar bien cómodos.

Pista del Aeropuerto de Madeira, ahora Aeropuerto Cristiano Ronaldo
Pista del Aeropuerto de Madeira, ahora Aeropuerto Cristiano Ronaldo

Usar la imaginación en sentido positivo

Pensar en las alegrías que nos esperan en nuestro destino puede ayudar, igual que tratar de imaginar que vamos viajando en un bus. Aprovecha para elevar las expectativas del viaje un peldaño hacia arriba.

Distracciones a bordo

En cada vuelo hay revistas que leer o si es un vuelo largo, la oferta de entretenimiento es casi inagotable, con películas y juegos. Si estamos distraídos con la trama de un film o escuchando la música que más nos gusta evitamos los pensamientos negativos recurrentes.

Pantalla en un vuelo México - España
Pantalla en un vuelo México – España

Hablar e interactuar con el resto de pasajeros

Hablar con nuestro vecino de asiento y entablar una conversación puede ser muy fructífero. Los viajeros siempre tienen cosas que contar y si se dala casualidad que al lado tienes un blogger de viajes sus ganas de contarte batallitas seguro que te hacen olvidar por un momento el pánico a volar.

¿Qué tal una copita?

Una copita de vino siempre va bien para relajar, o una cerveza. El acohol es vasodilatador y puede hacer, con moderación, que disminuya nuestra tensión. O que conciliar el sueño para echar una cabezadita durante el trayecto sea más sencillo. La alternativa al alcohol puede ser una buena infusión.

Sobrevolando la extensa Ciudad de México
Sobrevolando la extensa Ciudad de México

Ayuda química con pastillas

Puedes probar con la ayuda de algún fármaco para estar más tranquilo. Consulta a tu médico para que te aconseje algún somnífero suave o relajante. Ya hemos visto que se trata de algo común como pone de manifiesto el estudio.

Para ser el primero en leer los próximos artículos de Viajares.es, suscríbete ahora al blog. Te invito también a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia o si lo prefieres nos podemos encontrar en Instagram o en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *