Turismo en el Baix Llobregat con el TramBaix

Muchas veces hemos soñado con un largo viaje en la época dorada del ferrocarril montados en el Orient Exprés cruzando Europa desde los palacios versallescos de París hasta la Mezquita Azul de Constantinopla. Esto nos seguirá quedando pendiente hasta el hallazgo de la máquina del tiempo, pero para ir quitándonos la espinita tenemos una nueva propuesta.

Desde el Consorci de Turisme del Baix Llobregat y el TRAM nos invitan a disfrutar de la Ruta del Tram donde podemos combinar un viaje en tranvía con otro a través del tiempo. A la vez, nos proponen varias actividades que compartir en familia, algunas de ellas delirantemente divertidas para niños y niñas. Todo ello muy muy cerca de Barcelona.

Teatralización modernista en el parque de Torreblanca
Teatralización modernista en el parque de Torreblanca

Marc Fornells escribe esta crónica como reportero invitado de Viajares.es  después de una jornada conociendo los atractivos turísticos de la comarca del Baix Llobregat.

La Ruta del Tram permite conocer las poblaciones de Esplugues, Cornellà, Sant Just Desvern, Sant Joan Despí y Sant Feliu de Llobregat en transporte público en un comodísimo tranvía desde la estación terminal del Tram en la céntrica plaza de Francesc Macià de Barcelona.

Nuestro viaje de aventuras a lo largo del Baix Llobregat nos llevará a conocer parques, mercados de payés y museos, así como disfrutar de actividades para los peques o de rutas teatralizadas de corte modernista, sin olvidar donde poder recargar pilas con los productos de proximidad del Parc Agrari del Delta del Llobregat.

Cesta de productos ecológicos procedentes del Parc Agrari del Llobregat
Cesta de productos ecológicos procedentes del Parc Agrari del Llobregat

Vamos de excursión en tranvía

El habitáculo del tranvía es amplio y cómodo para los que quieran sentarse en los bancos y para los que prefieren ceder este espacio a los que realmente lo necesitan. El espacio está totalmente equipado con barras y agarraderas para evitar caídas, pues recordad que el Tram comparte espacio con los vehículos y con los buenos y no tan buenos conductores, habrá que sujetarse igual que hacemos en el bus.

Cabina del conductor del Tram
Cabina del conductor del Tram

Si una cosa diferencia el Tram del bus, es su silencio. Como el extractor de la cocina, no valoras el silencio hasta que lo apagas. El viaje en tranvía nos permite recorrer las calles, los barrios y sus gentes variando tras cada estación. Para los más peques y curiosos el no va más es sentarse tras la cabina del conductor y emularlo imitando el accionamiento de lucecitas, pantallitas, botoncitos y palancas varias.

Cornellà, el Diván de los Sentidos

Primera estación, Cornellà (Ignasi Iglesias), desde allí nos acercamos en menos de dos minutos al Diván de los Sentidos, (Cornellà Modern, 16) un restaurante taller donde participaremos de un showcooking con productos slowfood del Parc Agrari. Eva y Jaume gestionan este sorprendente espacio donde las propuestas van un poco más allá que degustar productos Km.0.

Ojos vendados y manos en la masa
Ojos vendados y manos en la masa

La experiencia en el Diván de los Sentidos empieza fuerte, ojos vendados y objetivo “cocinar a ciegas”. Poco a poco nos van colocando en nuestras manos los ingredientes para acariciarlos, reconocer su textura, olerlos y probarlos. Las pintas son divinas, enmascarados y con la nariz polvoreada después de experimentar con la harina y el azúcar.

El resultado de nuestro taller culinario
El resultado de nuestro taller culinario

Tras añadir mantequilla intentamos conseguir una masa homogénea entre risas y complicidades con los compañeros pasteleros. Finalmente y con la ayuda de nuestro poco desarrollado sentido del olfato escogeremos aromas para nuestras galletitas ciegas.

La oferta de actividades ludicoeducativas del Diván de los Sentidos dirigida a niños y niñas es muy amplia. Así podemos encontrar la Fòrmula Petit Xef en la que aprenderán a cocinar recetas sencillas y fáciles para introducirlos en el maravilloso mundo de la cocina.

Si buscamos actividades en familia, nos proponen la Fórmula Cuina en Familia, taller de 3 horas que compartimos con otras familias y donde el premio final de la actividad cooperativa finaliza degustando en el mismo restaurante los guisos y técnicas culinarias practicadas.

Parc de Torreblanca

La siguiente parada del viaje por el Baix Llobregat nos lleva al Parc de Torreblanca donde se entrelazan las poblaciones de Sant Just Desvern, Sant Joan Despí y Sant Feliu de Llobregat. Después de cruzar la puerta de entrada se nos muestra un enorme parque donde nos espera envuelto con vestimentas de finales del siglo XIX el señor Pou.

El parque de Torreblanca sorprende por sus impresionantes espacios
El parque de Torreblanca sorprende por sus impresionantes espacios

Charlatan, irónico y cínico, nuestro acompañante nos pondrá al día de todas las palabrerías del momento alrededor de los propietarios del inmenso espacio que estamos ocupando, los jardines de la finca de Torreblanca de los marqueses de Monistrol, los muy honorables Joaquim Escrivà de Romaní y Fernández de Córdoba, casado con María del Pilar de Sentmenat y Patiño, Osorio y Queralt. La teatralización por parte del equipo de Aura Didàctica convierte la visita cultural en el  parque en un juego para grandes y pequeños.

Entrada del laberinto, una de las joyas del parque en una visita con niños
Entrada del laberinto, una de las joyas del parque en una visita con niños

El parque de Torretrencada es una maravilla para disfrutarlo en todas las estaciones del año. Jardín romántico con patos y barcas, laberinto, zona deportiva, juegos infantiles, arboledas, cultivos de rosas, grandiosas zonas soleadas y otras de sombras bien frescas. Por si era poco, todas las mañanas de domingo se organiza un Mercado de Payés en el que podemos adquirir productos naturales del cercano Parc Agrari del Llobregat.

Sant Feliu y la Ruta del modernismo

Desde el Parc de Torretrencada bastan cinco minutos andando para alcanzar el centro de Sant Feliu de Llobregat, localidad en la que contactamos con Arrels Locals, una entidad que divulga la historia y patrimonio de Sant Feliu, la fábrica y colonia de Can Bertran, el Palau Falguera y la ruta modernista.

En la ciudad también podemos disfrutar de sus parques y jardines como el de Torreblanca y Can Falguera pero también del de Collserola, así como otros atractivos como la ciudad deportiva del Barça o de unos espectaculares grafitis junto a Can Beltrán.

Palau Falguera y Restaurante Aire

Accedemos a la colonia de Can Beltrán bajo un arco firmado por  el conocida artista modernista Josep Mº Jujol, llegamos al Palau Falguera, datado del siglo XVII y que en su momento de máximo esplendor llegaba desde el centro de la población hasta orillas del rio Llobregat. Actualmente sus jardines se reducen a 1 hectárea y media conservando aún su aire palaciego.

Inmensos y coloridos grafitis junto a la colonia Beltran
Inmensos y coloridos grafitis junto a la colonia Beltran

Durante todo el recorrido, Núria y Esther de Arrels Locals nos ilustran con la historia y anécdotas que el palacio y la ciudad han vivido, incluida la visita fugaz de un Virrey y un carro lleno de riquezas en su escapada de la tropas adversarias.

Los jardines del Palau Falguera son un espacio de tranquilidad en medio de la ciudad
Los jardines del Palau Falguera son un espacio de tranquilidad en medio de la ciudad

En los jardines del Palau Falguera encontramos un espacio de respiro, el Restaurante Aire (Palau Falguera, Carrer Falguera, 6), en el cual se puede degustar una cocina donde se incorporan las rosas en sus platos. Hay que recordar que Sant Feliu es conocida como la ciudad de las rosas. Evidentemente los productos del Parc Agrari del Llobregat forman parte también de su carta y de sus exquisitas tapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *