10 motivos para viajar a Noruega

Desde que disfrutamos de un viaje a Islandia con niños que siento una gran atracción por los países del norte de Europa. En especial dos de ellos, los escandinavos Suecia y Noruega. Hoy voy a soñar en voz alta con un viaje a Noruega compartiendo 10 razones de mi deseo (nuestro deseo familiar) de viajar a este país nórdico. Quién sabe si los duendes nos conceden satisfacer nuestro capricho durante el 2014. Todo es posible y me aplico lo mismo que suelo decir a mis hijos. Si deseas algo con mucha intensidad a lo mejor se cumple.

kristiansandCreo que nos portamos muy bien y nos merecemos este viaje :). Y tenemos claras los motivos para elegir el destino. Voy a explicar entonces las 10 razones que nos ilusionan e impulsan a viajar en familia a Noruega. Ojalá el 2014 sea el año de nuestro viaje con los niños a este precioso país.

  1. El primer motivo es que tengo la percepción de que en el norte de Europa el respeto por los niños y las facilidades de servicios para los que viajamos con peques es mejor. Todo está más preparado y los niños “no molestan” nunca en establecimientos de todo tipo y comercios.
    Un ejemplo, un simple detalle ilustrativo, de nuestro pasado viaje a Islandia. Me acuerdo que en Reykjavík un coche aminoró la marcha hasta detenerse varios metros (muchos) antes del paso cebra por donde cruzábamos toda la familia. Igualito que en Barcelona y otras ciudades de España, ¿verdad?.
  2. Me muero por disfrutar en vivo y en directo de los famosos fiordos noruegos. No me quito de la cabeza esas casitas rojas y blancas con un fondo verde detrás y situadas al borde de un mar en calma entre montañas. Veo el cielo y las nubes reflejadas en el agua y cascadas que se precipitan hacia el mar. ¿Es real? ¿No será un artificio o imágenes con un filtro del programa Photoshop? Me gustaría comprobarlo in situ, y que los niños lancen un guijarro al agua para ver si todo desaparece de repente por arte de magia o no.
  3. Sin despreciar ciudades de Noruega como Oslo, Bergen o Stavenger nos llama mucho todo lo relacionado con la naturaleza y el paisaje del país. Palabras como Laponia, auroras boreales, pesca del salmón, renos, los mencionados fiordos y cascadas resuenan en nuestras cabezas. Tenemos ganas de rodearnos y de disfrutar de la naturaleza en Noruega al aire libre.
  4. Nuestra tripa quiere viajar a Noruega también. En casa nos encanta el salmón, ya sea fresco o ahumado. Y las conservas de pescado de todo tipo desaparecen rápido. Los crustáceos en nuestra mesa vuelan, ya me entendéis. La carne también nos gusta y probablemente nos encantará el ribbe o el pinnekjøtt. El licor nacional, llamado aquavit, se tiene que catar, ¿no creéis? Así que todo lo relacionado con la gastronomía se suma al interés por visitar el país.
  5. En la Oficina de Turismo de Noruega son muy malos. Siempre están enseñando cosas lindas del país y experiencias para realizar allí. Son más que malos; unos perversos. Cuando parece que decae un poco y parecería que nos olvidamos de Noruega va y nos llega otro newsletter fabuloso con buenas ideas de actividades, una agenda repleta de eventos, la noticia de una app sobre auroras boreales (piensan en todo), o novedades de los nuevos vuelos desde España. ¡No hagas click en ningún lado! Ni se te ocurra, pues llegarás una página llena de información práctica y buenos consejos que te verás obligado a seguir. Y ya sabes, acabarás reservando un viaje a Noruega. Quedas advertido.
  6. Cada vez es más sencillo volar a Noruega desde Barcelona o desde Madrid Barajas. Tener a disposición un amplia gama de oferta de vuelos a Noruega es una buena razón para andar buscando y comparando precios de vuelos cada dos por tres.
  7. Lo voy a desvelar en el último punto, pero ya tenemos una linda y corta colección de imanes noruegos en la nevera. Los niños quieren ampliarla y a mi y a mi mujer no nos importaría añadir más, la verdad. Siempre que podemos nos encanta traernos algún recuerdo pequeño y ligero de los viajes y escapadas con los niños que realizamos. No es una gran razón, pero cuando un lunes por la mañana vas a la nevera y fijas por un momento la vista en la puerta, si te saluda un reno, la cosa cambia.
  8. Nos atrae visitar un país con un clima tan distinto al nuestro. A mi particularmente me gustaría ver la explosión de la primavera por esos lares, o disfrutar de los días de verano que nunca terminan gracias al sol de medianoche.
  9. Contar nuestras peripecias en familia y estimular a otros a viajar en familia a Noruega. Se me hace la boca agua pensando que estamos en Noruega y vamos tomando fotos y apuntando detalles de los sitios visitados, para después poder compartirlo todo aquí, con aquellos que disfrutan con sus viajes con peques o buscan un poco de inspiración.
  10. Y para terminar un gran motivo. No os voy a engañar, es el principal motivo aunque aparezca en la décima posición. Mi hermano y su familia ahora mismo viven en Kristiansand, al sur de Noruega. Hace ya tiempo que no nos vemos y sería genial reencontrarnos de nuevo. Ya lleva unos meses allí, los niños han aprendido noruego y van a la escuela regularmente. Así que tendríamos unos inmejorables cicerones para conocer la ciudad y recorrer sus principales atracciones turísticas. En la página oficial de Visit Kristiansand hay una gran cantidad de información sobre la ciudad y la región, uno de los destinos de veraneo preferidos de los propios noruegos. !Estoy seguro que a nosotros también nos encantará visitar Kristiansand!

Un comentario en “10 motivos para viajar a Noruega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *