El souvenir en la era moderna de los viajes

Si hablamos del sector del turismo y los viajes aparece un elemento curioso que es el de los souvenires. Jorge Gobbi tiene algunos artículos muy interesantes que analizan las características de este tipo de objetos y traza algunas hipótesis para explicar su consumo. Tenemos por ejemplo la producción en masa de estos objetos que luego se localizan con una inscripción, un consumo de tipo irónico, ya que sabemos muchas veces del desfase existente entre el objeto y la realidad del país o zona visitada, o cierto componente de certificación, en el sentido que nos permite verificar (de cara a terceros) que hemos estado en tal lugar. Y en una dimensión más íntima, un souvenir puede ser el nexo físico con el recuerdo de un viaje.

Parte de las explicaciones del autor mencionado las podemos aprovechar y trasladar al tema de las marcas turísticas. Hay evidentes conexiones puesto que al diseñar una marca turística también hay un componente claro de condensación de valores muy ligados a entornos geográficos que se expresan en este caso en un diseño bidimensional. Y eso se produce con mayor o menor fortuna y acierto puesto que esta síntesis siempre es reduccionista y deja algunas características desatendidas.

Tienda en la terminal de cruceros del Puerto de Barcelona
Tienda en la terminal de cruceros del Puerto de Barcelona

Pero volviendo al tema de los souvenires, no deja de sorprender que teniendo actualmente tanta información a nuestro alcance, persistan aquellos objetos con una discutible conexión con la realidad (geográfica, cultural, económica,…) del entorno. Y buen ejemplo de ello, para los que vivimos en Barcelona, es la persistencia durante muchos años de los sombreros estilo mejicano en las tiendas de recuerdos de Las Ramblas. Este tipo de situaciones marcan muy claramente dos planos o visiones que chocan, igual que dos placas tectónicas. La percepción exterior y la visión local de una realidad que seguramente se sitúa en la intersección. (¿No recuerdan al ex presidente Aznar hablando “mejicano”?) Es decir que nos guste o no, los valores locales no los podemos definir apropiadamente sin la participación de la visión de los otros y los estereotipos. Otro ejemplo de souvenir popular en Barcelona y en Cataluña remite a la figura del torero, cuando a día de hoy el Parlament de Cataluña ha abolido las corridas de toros.

Souvenires en una gasolinera de la autopista cerca de Girona, Cataluña
Souvenires en una gasolinera de la autopista cerca de Girona, Cataluña

Otro tipo de souvenir que me gustaría mencionar aunque no está en la primera línea de las tiendas de recuerdos son los de tipo sonoro. Es decir, la posibilidad de comprar un CD de música tradicional o no de tal sitio, que me interesa precisamente por el poder evocador de la música. Esta característica tan potente y a la vez su no materialidad es muy atractiva y me lleva a la idea final de este artículo.

El souvenir digital

Si tuviera que predecir el futuro del souvenir, apostaría por la aparición de algún tipo de invento digital para completar el panorama de opciones actual. Pienso en una aplicación en la estela de Foursquare, que valida geográficamente y que sumaría un fuerte componente social y emocional. Con una dimensión económica, pues el check-in en determinados lugares icónicos (pongamos la torre Eiffiel) se obtendría pagando a las entidades oficiales o colaboradoras un canon estipulado. Y con el check-in se ganaría también un código para una impresión 3D al llegar a casa de nosotros en el contexto físico visitado, más las fotos que mediante reconocimiento facial nos ubican en tal sitio. Es pura suposición, una divagación, pero ¿crees que sería viable?

¿Cuál crees que es es el futuro del souvenir en la era moderna de los viajes y la comunicación 2.0?

11 comentarios en “El souvenir en la era moderna de los viajes

  1. Me encanta el post.
    En Córdoba, unos compañeros nuestros, Intelify (@aromeo, @maragon y compañía) realizaron un proyecto piloto de gamificación en la ciudad. Consistía en que, a través de unas acreditaciones-tarjetas inteligentes podías hacer check-in en determinados tótems (Lo que ellos llaman multimedia social poits MSP) distribuidos en puntos turísticos clave de la ciudad. Al hacer check-in, ibas publicando en redes tu recorrido, acumulando puntos y recibiendo guías específicas de la ciudad por correo electrónico.
    De igual manera, se podría vincular a la obtención de souvenirs via impresoras 3D, e imprimirlo en casa o en algún lugar destinado a ello. Sería una pasada.
    Y si tenemos impresora 3D…¡que cada uno se construya su propio souvenir!
    Super interesante…y lo de la identidad territorial vinculada a los souvenirs…da para muchos posts… los pelos como escarpias se me ponen…

    1. Este proyecto que mencionas Pili tiene muy buena pinta y va en la dirección de lo que hablamos. Me lo miraré.
      Y lo de la identidad territorial (que ya me dirás si no tiene muchas facetas) más souvenirs es un cóctel bien jugoso, sí. Mejor tomarlo con ironía para no levantar ampollas…
      Gracias por tu comentario 🙂

      1. Nosotros solemos trabajar mucho con @intelify. Son los encargados de realizar las acreditaciones en EBE (Evento Blog España). También estuvieron en el World Gamification Congress en Madrid hace muy poquito. Sus MSP (multimedia social points) para eventos son una caña, ya que te permiten la subida instantánea de fotografías a las redes sociales definidas (por ejemplo las del evento propiamente dicho). Aquí te dejo el enlace: http://intelify.net/multimedia-social-point/. Para un travel blogger meeting estaría bien chulo! :-D. Para photocall con patrocinadores mola mucho.
        Bueno, y yastá…que parece que soy yo de la empresa jajajaja…
        Lo de la identidad territorial…complejo concepto (en zonas rurales viene siendo el caballo de batalla desde hace muchos años)
        Que te dejo! Que parece que estoy de vierneeeessssss!!!! Ofu…vaya desastre de mañana!

  2. Como profesional (neófito) del sector del souvenir de Barcelona, tengo esos mismos sinsabores a la hora de meter o no en mi catálogo los temas taurinos/flamencos. De momento me resisto, aunque sé que pierdo ventas por no tener toros de “trencadís” ni imanes-torerito. ¿Hay que darle al consumidor lo que pide? ¿O hay que ejercer un poco de conciencia local para “educar” al visitante sobre las verdadera identidad del lugar? Cuanto menos controvertido…

    1. Diego, me encanta que añadas esta dimensión al debate desde tu perspectiva. Tienes un buen dilema por resolver. En mi opinión creo que a largo plazo es mejor ejercer cierta pedagogía y no satisfacer todo lo que el cliente demanda. Pero claro, yo no vivo de ello… 🙂
      Gracias por tu comentario y espero verte de nuevo por aquí. Salut!

  3. Siempre que viajo fuera de la Unión Europea mi souvenir son las monedas del país :). En unos años puede shacerte una colección variada y el dinero nunca pierde su valor.

    Saludos,
    Jesús
    Vero4travel

    1. Lo de la calderilla con otras divisas es un clásico, y un recuerdo casi obligado, pues el valor al cambiar de nuevo muchas veces no compensa ni la gestión. De todas formas esto no lo catalogaría propiamente de souvenir…
      Jesús, gracias por el comentario. ¡Un abrazo!

  4. Cuando estuve de Erasmus en Bélgica descubrí que se pueden enviar como postales los posavasos.
    Detrás siempre hacía algún dibujo de la ciudad, le pegaba los sellitos y se los enviaba a mi madre (le pareció súper original y los tiene expuestos en la vitrina, jajajajaja – qué madre más humilde tengo!)

  5. Nosotros cuando empezamos a viajar, decidimos comprar en cada sitio el tipico souvenir del monumento de la ciudad, es una tradición que la hacemos siempre, y tenemos una estanteria completa con todas ellas, ultimamente optamos por coger el tamaño más pequeño, porque nos estamos quedamos sin espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *