Paisajes de primavera en Noruega – Kristiansand

La llegada de la primavera en los países nórdicos nada tiene que ver con la de los países mediterráneos como el nuestro. Es una obviedad pero poder observarlo in situ y apreciar las diferencias es bien curioso e instructivo. Realicé un viaje a Noruega en un mes de mayo y me encantó el panorama natural que vi, sobretodo el despertar del mundo vegetal después del invierno, algo que en España ya hacía semanas que habíamos dejado atrás.

Paisaje típico noruego en primavera
Paisaje típico noruego en primavera
Granja en los alrededores de la localidad noruega de Kristiansand
Granja en los alrededores de la localidad noruega de Kristiansand

Una de las actividades que más disfruté en la pequeña ciudad de Kristiansand, en el extremo sur del país noruego,  fue pasear con los niños de mi hermano por los alrededores de la localidad.

Pequeño ciclista por los caminos de Noruega
Pequeño ciclista por los caminos de Noruega

Agarramos las bicis y transitamos por caminos llenos de árboles y sin darnos cuenta ya estábamos rodando rodeados de bosques y pequeños lagos. En realidad es muy difícil determinar en qué momento termina lo que sería la ciudad y empieza la campiña pues allí encontrarás casas diseminadas, muchas de ellas con jardín y separadas las unas de las otras. Casas preciosas pintadas de rojo, o también blancas que aparecen igual que manchas vibrantes en contraste con el fondo.

La bicicleta, un medio de transporte muy respetado
La bicicleta, un medio de transporte muy respetado

Desconozco si usan el concepto de smart city que parece tan de moda por nuestras latitudes. Lo que sí puedo certificar es que las calles de Kristiansand cuentan siempre con carriles para los ciclistas. Pero no es la pintura de los carriles lo que marca la diferencia. Es muy sencillo pintar unas rayas de amarillo en el asfalto, o poner algun elemento para delimitar un carril … Lo verdaderamente smart e interesante es el respeto con que los conductores tratan a los que se mueven sobre dos ruedas.

La primavera llega hasta el centro de la ciudad
La primavera llega hasta el centro de la ciudad

No te extrañe entonces que en tu visita a Kristiansand veas muchos niños montados en bicicleta, y adultos y gente mayor que, a su ritmo, también le dan a los pedales.

Los jardines despiertan con la llegada del buen tiempo
Los jardines despiertan con la llegada del buen tiempo
Árbol en plena floración en Kristiansand
Árbol en plena floración en Kristiansand

Durante el recorrido ciclista me impresionó el estallido natural en el campo, y es que en estas latitudes parece que la vida aguarda el buen tiempo para salir a toda castaña, como un galgo, al encuentro de la luz y las temperaturas agradables después de los meses más fríos y con pocas horas de sol.

Uno de los múltiples lagos que rodean Kristiansand, Noruega
Uno de los múltiples lagos que rodean Kristiansand, Noruega

Ahora me gustaría poder hacer más escapadas a Kristiansand y tomar el pulso al país en las otras estaciones del año, y eso que no me faltan otros motivos para viajar a Noruega.

Te invito a la página de Facebook de Viajares para seguir conversando sobre viajes con niños y los mejores destinos para ir en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *