Escapada de fin de semana a Marrakech

Hace poco disfrutamos de un estupendo fin de semana sin niños en Marruecos. Realizamos un viaje a Marrakech y volvimos muy contentos a la vez que renovados. Mi mujer y yo ya conocíamos la ciudad pues años atrás habíamos viajado a Marruecos, pero de eso hace un montón de años. En esta ocasión realizamos un viaje los dos solos, remarco que fue sin niños, que nos permitió rememorar alguno de los viajes que hacíamos años atrás en plan pareja de novios y que también disfrutábamos mucho. No pasa cada día que puedas dejar la prole en casa y largarte con tu pareja tan pancho, así que os puedo asegurar que degustamos con placer cada hora de nuestra escapada de fin de semana a Marrakech, que empezó un viernes por la mañana y finalizó el domingo bien entrada la noche.

Qué ver en Marrakech

Hay un montón de atractivos y sitios especiales en la ciudad pero te relaciono a continuación los más destacados, que se pueden abarcar en dos o tres días, en plan escapada desde España a Marrakech. Nosotros queríamos sobretodo relajarnos y pasear por la ciudad sin la presión de ver todo, así que nos lo tomamos con calma. De hecho, seguimos el consejo que oímos varias veces en la ciudad: La prisa mata 🙂

Plaza Jemaa El Fna

Quieras o no en tu visita a Marrakech en algún momento pasarás por su plaza más conocida. Es de hecho la plaza Jemaa El Fna una de las más famosas del mundo entero, reconocida por la UNESCO y glosada infinidad de veces en guías y artículos sobre viajar a Marruecos. ¿Qué puedo añadir yo de nuevo? Me temo que poco pero sí mi recomendación personal, mi consejo y sugerencia. ¡No te lo pierdas! Sube al atardecer las escaleras de algunos de los cafés con terraza de la plaza y contempla el fabulosos e incesante espectáculo que se desarrolla en la explanada. Pero también acércate a cualquier otra hora del día. Allí siempre ocurren cosas, el telón permanece en todo momento levantado y el teatro de la vida se desarrolla sin cesar. Encantadores de serpientes, charlatanes, vendedores, cazadores de turistas, puestos de frutos secos, naranjas, carros que cruzan la plaza con mercancías de los más diverso, gente de todo tipo y condición, grupos de amigos, niños jugando,… hay un paisaje humano de los más interesante y divertido para observar durante horas.

Jemaa El Fna es la plaza mundialmente reconocida de Marrakech
Jemaa El Fna es la plaza mundialmente reconocida de Marrakech
Puestos de venta en la plaza Jemaa El Fna
Puestos de venta en la plaza Jemaa El Fna

Como es preceptivo, también cenamos en los chiringuitos que se instalan cada noche en la plaza, y aunque los cazadores de clientes pueden llegar a agobiar un poco, es una experiencia que vale la pena. Pese a ser algo bastante turístico, muchos locales cenan allí y es normal acabar sentados compartiendo el mismo banco sorbiendo una rica sopa. Cenar en la plaza plaza Jemaa El Fna es toda una experiencia. La comida que sirven también es un espectáculo, no apto para los escrupulosos o los que llevan un pañuelo en el bolsillo para ir sacando brillo y repasar los cubiertos.

Madraza de Ben Youssef

Patio de la Madraza de Ben Youssef
Patio de la Madraza de Ben Youssef

Otra de las atracciones turísticas que te recomiendo totalmente es una visita a la Madraza de Ben Youssef de Marrakech. Allí podrás deleitarte con una excelente muestra de arquitectura, arte y decoración en la escuela coránica emplazada al lado de la mezquita del mismo nombre.  La madraza fue fundada por el sultán Abou el Hassan en el siglo XIV y tenía capacidad para más de 800 alumnos. Se puede transitar por lo que eran sus estancias, minúsculas y caracterizadas por su austeridad. Allí vivían los estudiantes Click Aquí - Fb.com/Viajares.esmientras desarrollaban sus cursos de religión. La mayoría de las habitaciones tienen un ventanuco para que entre la luz, y las más preciadas estoy seguro que serían las del piso superior con vistas al patio de la escuela. Y es que este es el espacio más espectacular y asombroso de todo el recinto. Está todo decorado con lindos azulejos con motivos geométricos y también pasajes o versos del Corán. Eso en la parte baja, mientras que más arriba se observan partes estucadas y filigranas hechas en la madera de cedro. De verdad que el conjunto es precioso y de una gran delicadeza. ¡La de horas que los mejores artesanos de su época habrán dedicado a completar el recinto!

Mezquita La Koutoubia

Es el edificio que domina con sus 77 metros de altura (otras fuentes dicen que es algo menos) la Medina de Marrakech, y en definitiva toda la ciudad, pues ningún edificio puede superar su altura. Así que la verás emerger desde muchos puntos de la ciudad y es una buena referencia cuando andes perdido por las callejuelas del corazón de Marrakech. También es posible que si vuelas a Marrakech pases muy cerca en tu desplazamiento desde el Aeropuerto Marrakech – Menara al centro de la población.

Mezquita Koutoubia de Marrakech
Mezquita Koutoubia de Marrakech

La mezquita Koutoubia se alza rodeada de jardines en la avenida de Mohamed V, ya sabes, el abuelo del actual rey de Marruecos. Anteriormente, en los mismos terrenos existía otra mezquita que por lo visto fue derruida por no estar correctamente orientada como mandan los preceptos religiosos y de la que se pueden observar los restos. En contraste, el bello minarete se eleva imponente, y si miras con atención podrás distinguir las tres esferas de su yâmûr brillando en el cielo.

Debes saber que los no musulmanes no podemos acceder al interior de la mezquita Koutoubia pero te recomiendo que te acerques para contemplar lo animada que está la zona de jardines y las explanadas de su entorno a determinadas horas, con familias paseando y puestos de venta callejera.

Zocos de Marrakech

¡Ay amigo! ¿Qué tal funciona tu GPS interno? ¿Bien? No importa demasiado, te aseguro que por los zocos de Marrakech te vas a perder. Pero da igual, no te agobies pues la gracia está precisamente en gozar de “estar perdido” y callejear y descubrir los mil rincones que ofrece la medina y los zocos de Marrakech. Lo digo en plural ya que cada uno de los llamados zocos identifica un tipo de producto a la venta. Así encontramos el zoco de las especias, el zoco de los artesanos del latón y el cobre, el zoco de los tintoreros, el zoco de las babuchas y los cinturones de piel, y sigue una lista más interminable de productos y su correspondiente mercado.

Escena cotidiana en los zocos de Marrakech
Escena cotidiana en los zocos de Marrakech

Es inútil buscar ayuda en artilugios digitales para orientarte pues ni el gigante Google se atreve a dibujar las calles del laberinto que representan los zocos de Marrakech. Patear sus estrechas calles vestidas de mil productos expuestos que recubren cada milímetro de sus paredes es una de las gracias de un viaje a Marruecos. Subidos en una terraza comprobamos que ni desde el aire es posible orientarse pues las calles se cubren con cañizos o toldos que filtran el sol y así resulta imposible atisbar la calzada desde arriba o reconocer qué calle es si andamos por ella antes o después. Por no hablar de las calles que discurren por debajo de algunas casas o arcos que delimitan zocos y que te acaban de liar todavía más.

Caminar por la medina esquivando burros y motos, entrar a curiosear en los zocos, tomar un té en alguno de los múltiples cafés o regatear por unas babuchas son actividades muy placenteras y auténticas en Marrakech.

Dónde dormir en Marrakech

En Marruecos y en la ciudad lo suyo es dormir en los típicos alojamientos locales. Así qué toca disfrutar de la noche en los riads de Marrakech, de lo que no te arrepentirás. Hay muchos y lógicamente de varias calidades, pero no tiene desperdicio dormir en el interior de la medina, en grandes casas o antiguos palacios reformados. Nos habían hablado muy bien de varios riads pero nuestra experiencia en el Riad de La Belle Epoque ha sido excelente. Claro que también existen buenos hoteles en Marrakech pero nuestra primera opción siempre fue disfrutar de un riad y creo que acertamos.

En el Riad de La Belle Epoque descansamos de maravilla y nos trataron muy bien, con detalles que se agradecen por parte del personal. Hassan, Mohamed o Noardinne no escatimaron nada en contestar nuestras preguntas y nos aconsejaron con mucho tino, siempre dispuestos a ayudar.

Riad de La Belle Epoque
Riad de La Belle Epoque

La situación del riad es excelente, pues está a un paso de donde empieza la maraña de callejuelas y así es sencillo orientarse para volver después de un día visitando la ciudad, aunque la primera vez que llegas al riad entiendes la razón de que te vengan a buscar en el parking al lado de la escuela Mohamed V. Llegar hasta la misma puerta tiene su intríngulis.

Qué comer en Marrakech

Uno de los alicientes de pasar un fin de semana en Marrakech es sin duda tener la ocasión de saborear su cocina y platos típicos. Nosotros durante nuestra escapada comimos en sitios populares de la calle y en todos los lugares acertamos. Eso sí, no tienes que se muy tiquismiquis ni un obsesionado con la pulcritud, pues lo pasarás mal. En verdad, eso es así en muchos destinos del mundo.

La comida más típica de Marrakech es la tanjia, una especie de cocido de carne (cordero, o pollo) que se cocina en su jarrón de cerámica cerrada durante un montón de horas. Lo probamos en uno de los sitios que estaba lleno de gente, en uno de esos “restaurantes” de 10 metros cuadrados abiertos a la calle. Os aseguro que estaba riquísimo, y la carne se deshacía en la boca. Completando el plato principal nos dieron una ensalada de tomate, un pan riquísimo y un buen té para acompañar. Esta típica comida en invierno sienta de maravilla. Compartiendo estrecheces con el resto de comensales degustamos todo aquello por apenas 60 dirhams y quedamos muy satisfechos.

Sopa harira tradicional
Sopa harira tradicional

También es muy típico de Marruecos la sopa harira, hecha a base de tomate y que puede contener legumbres y pasta. Probamos una en la plaza de Jemaa El Fna riquísima, acompañada con un platito con dátiles, pues es común esta combinación. Allí mismo dimos cuenta de unos caracoles muy buenos, y probamos otros platos que por lo visto les encantan a nuestros vecinos de Marruecos.

En definitiva podemos decir que nuestra escapada de fin de semana en Marrakech resultó genial, y aunque viajamos solos y lo disfrutamos al máximo, ya os podéis imaginar que no pudimos dejar de pensar en los niños, y en muchas ocasiones nos figurábamos qué dirían o cómo reaccionarían ante algunas de las experiencias que vivimos durante nuestro viaje a Marruecos.

4 comentarios en “Escapada de fin de semana a Marrakech

  1. Que blog más interesante teneis. Nos ha encantado vuestro artículo y muchas gracias por hablar de nosotros. Ha sido un placer teneros aquí. Esperamos poder volver a veros de nuevo. Un cordial saludo y hasta siempre. El personal del Riad Belle Epoque.

  2. Gracias por descubrirme la ciudad, me ha gustado tanto el artículo que me he puesto a investigar y he encontrado esta web con información en Español para el que le pueda ser de ayuda: guiademarrakech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *