menu-infantil

Un menú infantil equilibrado y sano ¿Es mucho pedir?

Hace ya un tiempo que mi mujer y yo nos fijamos más en detalle en los platos que se anuncian como menú infantil en un viaje o cuando comemos fuera de casa. Y nos hemos dado cuenta que en general se repiten una y otra vez los mismos primeros y segundos, de tal forma que si los peques siguieran esa dieta continuadamente a la larga tendrían serios problemas de salud, por no mencionar que seguramente se morirían de aburrimiento. ¿Son los menús infantiles una patraña? ¿Falta imaginación en las cocinas que preparan platos destinados a los niños? ¿No pueden mejorar?

buffet-especial-niños

Para empezar os muestro algunos ejemplos típicos de lo que sería un menú infantil:

  • Espaguetis boloñesa y pollo rebozado con patatas fritas
  • Macarrones con tomate y escalope con patatas
  • Raviolis con salsa más frankfurt con patatas
  • Tallarines con salsa de tomate y de segundo, salchichas con patatas fritas
  • Pizza, por supuesto, no falta nunca
  • De postres: Helado, profiteroles, flan, pastel de chocolate, etc….

¿Verdad que te suenan estos platos cuando te presentan un menú infantil en un hotel o restaurante? Yo no soy nutricionista ni nada por el estilo pero abogo por un cambio en las comidas destinadas a los peques en hoteles y restaurantes. Ya está bien de tanta fritanga y tanta pasta, ¿no? Si yo tuviera que seguir este plan de alimentación durante cuatro días seguidos sin duda que protestaría, y mi estómago también. En contraposición, si por ejemplo miramos la dieta que hacen en muchos comedores escolares veremos que los platos son más sanos y equilibrados. ¿Tenemos que prescindir de ingerir comida saludable al salir de casa? ¿Verdad que no es tan complicado pensar un menú mínimamente sano y apetitoso con los niños en mente?

Y luego hay otra cuestión. Si estamos viajando y nos motiva conocer otros lugares y costumbres ¿No es la ocasión perfecta para introducir nuevos sabores y ensanchar el paladar de nuestros niños? El sota, caballo y rey de la pasta y rebozados les vendrá bien a muchas familias supongo para sofocar cualquier pequeña rebelión, por una supuesta comodidad, pero opino que es una pena, aunque tampoco me voy a meter con lo que hacen otros padres, pues ya tengo bastante con mis tres peques.

menu-infantil

Cuando hacemos viajes con los niños siempre animamos a los peques a probar de todo y muchas veces preguntamos si para ellos pueden preparar raciones con menor cantidad de comida pero de lo mismo que nosotros pedimos. ¿Eso puede ser también un menú infantil, no? Igual que hacemos en casa, que comemos todos lo mismo aunque las cantidades no son iguales. Caracoles, marisco (cuando se puede), cabezas de cordero al horno, huevas, almejas, pies de cerdo, me enorgullezco, por decirlo de alguna forma, de que en nuestra mesa no quede nada cuando ponemos estos platos en circulación. Igual sucede cuando salimos a comer fuera. Salvo excepciones, los niños siempre se animan a probar algo nuevo, y claro, a veces no les gusta, pero la mayoría de los platos son engullidos con devoción. Pero igual nos pasa a los adultos, que alguna vez no nos termina de gustar lo que tenemos en el plato… También intentamos sacar la nariz acompañados de los peques en aquellos mercados que aparecen en nuestra ruta. Comer bien o mejor empieza familiarizándonos con la materia prima

Abogo por repensar los menús infantiles en hoteles y restaurantes, ofreciendo más variedad de platos y también un poco más de creatividad con platos equilibrados. O desarrollar la alternativa de ofrecer medias raciones de la carta pensando en los pequeños de la casa.

¿Qué piensas tú de los menús para niños? ¿Te encuentras con situaciones parecidas a las que explico cuando viajas con tus peques?

9 comentarios en “Un menú infantil equilibrado y sano ¿Es mucho pedir?

  1. Daniel, me ha encantado tu post.
    Me gusta mucho viajar y, especialmente con niños, y para mi una parte importante del viaje son las comidas. Igual que se descubren lugares nuevos, se descubren sabores nuevos. Y no entiendo porque a los niños se les ha de privar de eso y ofrecerles repetidamente macarrones y pollo empanado. Una propuesta de medias raciones iría genial!

    1. A mi encanta la frase ” Igual que se descubren lugares nuevos, se descubren sabores nuevos.” Una gran verdad 🙂
      Gracias Maite por tu comentario y bienvenida al blog!
      Salut!

  2. Tienes toda la razón, yo muchas veces prefiero una media racción para la niña o nos comemos un plato (de adulto) a medias. A menudo pido un pescado a la plancha que no está ni por asomo en el menú infantil. Una buena idea sería hacer los mismos platos que para los adultos pero en menor cantidad y si además le pueden poner un detalle divertido mucho mejor, como verdura en forma de decoración, una montaña de arroz con tomate simulando un volcán… No sé si pido mucho…

    1. Llevas mucha razón en lo que comentas Ester, y no, no creo que sea pedir demasiado, basta con cambiar un poco el chip…
      Gracias por tu comentario.
      Salut!

  3. Tienes mucha razón. Más allá del pollo asado, el filete empanado y los macarrones no existen posibilidades gastronómicas para los niños cuando se va a comer fuera de casa. Mucha cultura al viajar, pero poquito conocimiento gastronómico se traen los peques de vuelta a casa.

  4. Totalmente de acuerdo. El paladar es otra faceta super importante para ellos y soy de las que piensan que también se educa. Así como aprenden a andar o jugar, aprenden a comer.
    Los recuerdos muchas veces se guardan en la memoria, además de en imágenes, en forma de olores y sabores…

    1. Sí, Itziar, a veces por comodidad, por las prisas o por asegurar, perdemos la oportunidad de educar, como tú dices, el paladar de los peques en unas edades que son claves en su formación.
      Gracias por el comentario y bienvenida al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *