vigo-islas-cies-vistas-cima

Viaje a Vigo – Islas Cíes

Viajar a Vigo conlleva inevitablemente mencionar la Ría de Vigo y las famosas Islas Cíes. Es una maravilla poder visitar las islas y pasear por sus incomparables playas o subir hasta lo alto de sus cerros para divisar el paisaje alrededor. Esta es sin duda una de las muchas joyas que encontrar en un viaje a Galicia.

Salimos del Puerto deportivo de Vigo y pasamos por delante de los buques totalmente pintados de rojo de Salvamento Marítimo. Su reflejo en el mar tranquilo del puerto es chocante y claramente distinto de todos los colores del entorno. A continuación dejamos atrás las instalaciones de Capitanía General del Puerto. Nos acomodamos en la cubierta del velero para contemplar el bonito panorama que se abre ante nuestros ojos. Ya estamos surcando la Ría de Vigo y la emoción se traduce en un sinfín de fotografías disparadas. Las conversaciones quedan silenciadas momentáneamente para prestar toda la atención al espectáculo náutico que justo ahora empezamos.

Navegamos en un velero de unos 9 metros de eslora patroneado por Rubén, de Sailway, y nuestro propósito es recalar en las Islas Cíes y pasar el día allí para regresar por la tarde.

Las condiciones no permiten izar las velas, no vale la pena por el poco viento que hay, así que navegaremos a motor con la proa apuntando a las Islas Cíes. Nuestra singladura nos regala a babor las vistas de la ciudad de Vigo encaramándose hacia la montaña. A estribor y bajo el foco del sol se esparcen  las poblaciones de Cangas y Moaña entre el verde de la vegetación que llega hasta la orilla del mar.

Ría de Vigo
Ría de Vigo
Faro rojo en la Ría de Vigo
Faro rojo en la Ría de Vigo

Han pasado pocos minutos cuando alcanzamos un enorme faro de color rojo y sin darnos cuenta nos adentramos en la zona de las bateas de mejillones.  Se trata de pequeñas islas flotantes de estructuras más o menos rectangulares. Aquí observamos diversos barcos en el proceso de extracción de los ricos y negros bivalvos. Es espectacular la montaña de moluscos que acumula en la cubierta uno de los barcos. Después del proceso de filtrado seguro que harán las delicias un buen número de comensales en las mesas de toda España. Es esta una industria muy importante en la Ría de Vigo y de toda la costa gallega en general. Esta claro lo que hay que comer en Vigo.

El perfil de las Islas Cíes cada vez está más cerca y la proximidad nos permite observar detalles de su entorno. Estamos llegando por la cara verde de las islas, la resguardada de la dureza del atlántico, que muestra una morfología más redondeada y suave. Más tarde observaremos el lado agreste y pelado de vegetación que se enfrenta al Océano Atlántico que llega desde las costas americanas sin interrupciones. Cada vez estamos más cerca de la Isla de Monte Agudo (o del Norte) y la Isla de O Faro (o del Medio), que son las que visitaremos. La Isla de San Martiño (o del Sur) no la vamos a pisar.

 

Playa de Rodas

Nada más desembarcar en la ensenada de las Cíes entablamos una conversación con unos pescadores que están descansando un rato. Nos explican su trabajo y nos muestran orgullosos unos preciosos pulpos recién pescados, otra rica referencia de la gastronomía local. Pero estamos impacientes por pisar la arena de la Playa de Rodas y observar este rincón que ha sido calificado como una de las 10 mejores playas del mundo en varios rankings. ¡No me extraña!

Aproados a las Cíes
Aproados a las Cíes
Mariñeiro con un pulpo recién pescado
Mariñeiro con un pulpo recién pescado

La Islas Cíes forman parte del conjunto del Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia. En él están inscritos también el Archipiélago de Ons, Archipiélago de Sálvora y el Archipiélago de Cortegada. Para mantener bien cuidado este espacio natural de primer orden, hay ciertas limitaciones para desembarcar en las islas que deberías conocer si quieres visitarlas. Y también hay que controlar la época en la que las diferentes navieras ofrecen el servicio para visitar las Islas Cíes. Al final del post encontrarás algunas referencias útiles.

Tenemos el archipiélago casi para nosotros en exclusiva ya que parece que no hay nadie más por aquí en esta época del año. Iniciamos una cómoda excursión que nos conduce en pocos minutos al espacio que separa las dos islas. Un paso artificial las une ahora para poder saltar de una a la otra fácilmente. Es una especie de puente de cemento y piedras lleno de agujeros para dejar pasar el mar hacia el Lago dos Nenos. Allí mismo se encuentra un cartel con fotografías de la rica fauna que podemos encontrar. Este paso entre las dos islas es especial, y aquí en verano se acumulan los campistas para observar las majestuosas puestas de sol que se suceden día tras día.

Playa de Rodas
Playa de Rodas, una de las mejores del mundo
Lago dos Nenos
Lago dos Nenos

 

Islas Cíes, Pedra da Campá

Seguimos con el propósito de alcanzar la cima de la Isla de O Faro siguiendo el camino que nos lleva hasta ahí con una suave pendiente ascendente. La vegetación es abundante, y en el bosque vemos setas por doquier. Nos alcanza una mezcla de olores especial, de bosque húmedo y de salitre marino mientras cae una fina lluvia. Una vez atravesado el bosque y siguiendo el cómodo camino llegamos a la Pedra da Campá. Estamos en lo más alto de la isla y ha valido la pena. ¡El panorama desde aquí es precioso!

Camino entre árboles
Camino entre árboles
Pedra da Campá
Pedra da Campá
Panorámica desde las Islas Cíes
Panorámica desde las Islas Cíes

A bordo llevamos todo lo necesario para pasar una jornada especial en las Islas Cíes. O sea una buena comida y buen vino. Rubén nos ha venido a recoger de nuevo y subimos al velero con pena de dejar atrás este paraje privilegiado.

Pero rápidamente nos alegramos otra vez porque ya está lista la comida y tiene una pinta genial. Nos acomodamos en la bañera del barco y enseguida nos dedicamos a dar cuenta de algunos platos importantes de la gastronomía gallega. En primer lugar atacamos una rica empanada, para continuar con una mariscada que somos incapaces de terminar aunque está de muerte.

Llega la hora de levar el ancla y volver a puerto. Tenemos la suerte que una suave brisa nos habilita a usar las velas y aparcar el incómodo motor. Satisfechos y felices regresamos surcando la Ría de Vigo mientras el sol cubierto de nubes se va acercando sin pausa hasta el horizonte. Esto marca el inicio de la jornada laboral para otros que ahora se hacen a la mar. Y así nos vamos cruzando con barcos de pescadores que salen a faenar. Nosotros regresamos después de un día de recreo genial mientras ellos empiezan su trabajo. Este es el pulso de la Ría de Vigo, un lugar privilegiado para el turismo y las actividades marítimas.

Barco de pesca
Barco de pesca saliendo de la Ría de Vigo a faenar

Islas Cíes, información práctica

Cómo llegar

Hay varias navieras que puedes consultar para llegar a las islas. Normalmente prestan el servicio de mediados de junio a mediados de setiembre: Cruceros Rías Baixas, Mar de Ons o Naviera Nabia. Los barcos salen de Vigo, Baiona y Cangas.

Camping Islas Cíes

Existe un camping en las Islas Cíes abierto en Semana Santa y los meses de verano. Es un camping precioso a pocos metros de la playa de Rodas, entre pinares.

Parque Nacional

Información del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de Las Islas Atlánticas de Galicia en la Red de Parques Nacionales.

Turismo de Vigo

Te recomiendo también pasar por la web oficial de Turismo de Vigo para encontrar buena información del destino. Es una web recién rediseñada y llena de buenas recomendaciones.

2 comentarios en “Viaje a Vigo – Islas Cíes

    1. Fran, llevas toda la razón del mundo. Y que lo digas tú, que has viajado de lo lindo. Hay lugares por aquí que nada tienen que envidiar a cualquier rincón del planeta.
      ¡Ea, ya lo hemos dicho! 🙂
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *