Mi recuerdo del 11-S de viaje en Cabo Verde

Hace ya muchos años pero igual que les pasa a muchos, tengo un vivo recuerdo de cómo me enteré del derrumbe de las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de setiembre de 2001. Una triste jornada que ahora visto en perspectiva marcó un antes y después en el curso de la historia contemporánea, y también en nuestras vidas.

September 11, 2001

Era el día anterior a la conclusión de las vacaciones que pasamos con mi mujer en Cabo Verde. El vuelo de regreso destino a Lisboa salía de la Isla de Sal, desde el Aeropuerto Internacional de Sal o Aeropuerto Amílcar Cabral. Como en la capital de la isla de Sal, Espargos, no había mucho que ver, y ya habíamos estado por allí a la llegada, nos fuimos al sur, a la población costera de Santa María. La playa de esta población es realmente bella, con aguas cristalinas y azuladas. Es sin duda la zona más turística de la isla y abundan los hoteles y chiringuitos en la playa.

Estábamos tomando una cervecita en un chiringuito. El local era de lo más austero. Cuatro paredes blancas con un par de pósters, una nevera, la caja registradorra y tres o cuatro mesas desgastadas por allí. En lo alto había un televisor. Sin sonido. En un momento dado vimos las imágenes. El primer avión, luego el segundo. Inicialmente pensábamos que era una película. Pero no, desgraciadamente aquellas terribles imágenes eran la realidad.

Después de aquello nos costó regresar en avión, llegamos tarde a los trabajos, etc…Han pasado muchas cosas (desagradables la mayoría) relacionadas con el 11-S, y nuestras vidas han continuado, pero el horror en aquella pantalla muda en un bar de Cabo Verde a principios de septiembre no lo olvidaremos jamás.

Foto | Flickr de Wally Gobetz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *